últimas noticias
Tribuna y debate
jueves, 09 de enero de 2020

Siria, Washington y los kurdos: "El sueño de Rojava está muerto" (III)

Por Tim Anderson / Traducido por Redacción Diario Sirio Libanés

Con la derrota de ISIS y Al Nusra y el colapso de "Rojava", Washington se está quedando rápidamente sin opciones en Siria pero todavía actúa para prolongar el final del juego y castigar al pueblo sirio. PARTE III

Parte III de tres partes

Sin embargo, con la ayuda de sus aliados, Siria está ganando la guerra. ISIS/DAESH y Al Nusra están prácticamente derrotados, los trucos de los "Cascos Blancos" y las “Armas Químicas” han sido expuestos y el mito de Rojava se ha derrumbado.

Pero una guerra económica impulsada por Washington ahora se dirige a todos los países independientes de la región, lo que agrava la ocupación y el terrorismo.

El director del Departamento Político del Ejército Árabe Sirio, Mayor Gral. Hassan Hassan, nos dice que EEUU “tiene el poder de destruir el mundo, muchas veces, pero no ha podido convertir ese poder en capacidades”. Es por eso que las guerras estadounidenses están fallando en toda la región.

Si bien nos dirigimos a un mundo multipolar, dice, todavía no estamos allí. “Siria todavía se enfrenta al régimen unipolar”.

Erdogan, ISIS, Israel y las SDF son todos “marionetas” de este orden mundial en extinción. Autorizado por los EEUU, Erdogan todavía quiere establecer una región de la Hermandad Musulmana en el norte y este de Siria. Este es un orden moribundo y “más peligroso”, dice el Gral. Hassan.

“El Estado profundo de los EEUU sabe que su unipolaridad está decayendo, pero ello aún no se ha anunciado. Nace el nuevo sistema mundial, pero aún no se reconoce. EEUU quiere prolongar este conflicto el mayor tiempo posible y castigar al pueblo sirio”.

En esa fase de transición vemos colaboración entre el EAS y las SDF, la anomalía extraordinaria de un Manbij dirigido por las SDF y el experimento en curso de "Kobane", el pueblo fronterizo controlado por SDF, al que los sirios llaman Ayn al Arab.

Viajando desde la zona rural de Alepo hasta la zona rural de Raqqa en la autopista M4, cruzamos el río Éufrates, una enorme extensión de agua dulce semi-empañada que parece particularmente dulce entre dos desiertos. Al girar hacia el norte llegamos a Ayn al Arab, en la frontera turca, en menos de una hora.

Aunque las pandillas de Erdogan están atacando a Ayn al Issa, más adentro de Siria en la M4, no hay señales de lucha cerca de Ayn al Arab. El Mayor Gral. Abbas dice que Erdogan apunta a incursiones estrechas, que luego pueden ampliarse.

Esta pequeña ciudad de unas 45 mil personas fue evacuada durante combates anteriores y aún muestra signos de gran destrucción, especialmente en los lados este y norte.

Menos de una décima parte del tamaño de Manbij, Ayn Al Arab ahora se dice que tiene una mayoría de kurdos y los camaradas SDF parecen estar bien organizados. Nos llevan a su pequeña sede, un edificio de tres pisos, para esperar más controles de seguridad y una escolta a una de sus escuelas y uno de sus hospitales.

En la escuela secundaria, como en la sede, parecen desconfiar de un extranjero acompañado por un coronel del EAS y un periodista sirio. Eso se quiebra un poco cuando les pregunto sobre su plan de estudios y los niños, que claramente han sufrido un trauma considerable.

El director dice que están desarrollando programas para ayudar a los estudiantes a lidiar con sus experiencias de guerra. La amenaza no ha terminado, ya que las tropas de Erdogan, incluidas las pandillas islamistas sectarias, se encuentran a pocos kilómetros al norte.

El plan de estudios nacionalista kurdo ha roto con el sistema centralizado basado en el idioma árabe establecido por Damasco.

El director explica que su plan de estudios se lleva a cabo 60 por ciento en el idioma kurdo, 20 por ciento en árabe y 20 por ciento en inglés. Para los niños de familias árabes, el programa de estudios es 60 por ciento árabe, 20 por ciento kurdo y 20 por ciento inglés.

Hablan de cuatro "nacionalidades" en Kobane: kurdo, árabe, yazidí y cristiano. Así lo ven ellos.

La administración del pequeño hospital también es fuertemente nacionalista kurda. Les pregunto de dónde obtienen su apoyo y mencionan a los estadounidenses y algunas ONG internacionales. Por supuesto, no hay nada de Ankara.

“¿Qué pasa con Damasco?”, pregunto. “Nada y no queremos nada”, dice uno de los directivos.

Eso puede ser cierto para este hospital. Sin embargo, los colegas sirios dicen que la mayoría de los centros de salud en las áreas controladas por SDF todavía obtienen financiamiento y suministros de Damasco. Por lo tanto, no solo su seguridad es garantizada por el Estado sirio, sino también la mayoría de sus servicios sociales.

Queda por ver cuánta autonomía kurda permanecerá, bajo un acuerdo político final.

La federación no es parte de la discusión, está claro que Damasco lo ve como un camino que desmembraría y debilitaría al país. Mientras que el EAS y las SDF luchan conjuntamente contra las pandillas de Erdogan, Damasco ha estado pidiendo a los líderes árabes en el norte y el noreste, que habían colaborado con la fuerza de ocupación estadounidense y las SDF, que regresen al Ejército Árabe Sirio.

Por otro lado, el comandante general de las SDF, Mazloum Abdi, se opone a la incorporación de las SDF al seno del EAS y quiere mantener la mayor cantidad de administración local posible. La continua presencia y patrocinio de EEUU a las unidades SDF en Hasaka, Qamishli y Deir Ezzor, sirve para mantener las ilusiones de autonomía.

En los medios rusos existe cierto pesimismo sobre una reconciliación SDF-Damasco. Un observador sugiere que “Rusia eventualmente forzará a la mayoría de las fuerzas de Turquía (si no a todas) a abandonar Siria... pero Damasco y los kurdo-sirios tienen objetivos políticos y militares opuestos que no se reconciliarán fácilmente”.

Sin embargo, Damasco tiene algunas otras cartas. Las fuerzas YPG/PKK/SDF aumentaron su influencia a través del patrocinio de EEUU y, a medida que disminuye, otras voces en el norte, incluidas las voces kurdas, es probable que resurjan, especialmente a través del proceso constitucional en Ginebra.

El Gral. Abbas señala que ahora hay decenas de partidos kurdos en el noreste. Dada la intransigencia de las SDF dependientes de los EEUU, se dice que Rusia está reclutando jóvenes kurdo-sirios para un grupo rival, que probablemente se incorporará al EAS.

Desde mi punto de vista, es probable que haya algunas adaptaciones de las demandas nacionalistas kurdas a nivel administrativo, cultural y local, pero junto con los esfuerzos para garantizar que esto no privilegie a los kurdos sobre otros grupos sirios. Eso debería aparecer en la constitución enmendada.

El viejo orden mundial está muriendo y el nuevo todavía está naciendo. En este mundo en transición, Washington persiste con su guerra perdedora, para dividir y castigar al pueblo sirio.

 

► Parte I en este enlace  / Parte II en este enlace

 

Nota:

El Dr. Tim Anderson es Director del Centro de Estudios Contra Hegemónicos con sede en Sydney. Ha trabajado en universidades australianas durante más de 30 años, enseñando, investigando y publicando sobre desarrollo, derechos humanos y autodeterminación en Asia-Pacífico, América Latina y Medio Oriente.

Es autor, entre otras obras, de “La Guerra Sucia contra Siria” (2016); “Combatiendo la propaganda de guerra de la guerra sucia contra Siria” (2017) y “El Eje de resistencia: hacia un Medio Oriente independiente” (2019).

Noticias relacionadas

  • ¿Dónde está la verdadera amenaza ‎nuclear en el Medio Oriente?‎
    ¿Dónde está la verdadera amenaza ‎nuclear en el Medio Oriente?‎
  • Siria, Washington y los kurdos: "El sueño de Rojava está muerto" (II)
    Siria, Washington y los kurdos: "El sueño de Rojava está muerto" (II)
  • Siria, Washington y los kurdos: "El sueño de Rojava está muerto" (I)
    Siria, Washington y los kurdos: "El sueño de Rojava está muerto" (I)
  • La CPI investigará presuntos crímenes de guerra en territorios palestinos
    Corte Penal Internacional e Israel
Ver más
Seguinos en

Editorial

El desafío del fénix

Un llamado a la reflexión de mis hermanos siriolibaneses, en medio del dolor por la tragedia de Beirut y en momentos en que confluyen y se entremezclan todos los sentimientos.

Ver más
Fachada