últimas noticias
Tribuna y debate
viernes, 13 de diciembre de 2019

Una segunda Nakba en proceso

Por James J. Zogby / Traducido por Redacción Diario Sirio Libanés

En los últimos años EEUU ha llevado adelante una serie de acciones contra Palestina y su causa. El impacto acumulativo de lo hecho por Trump ha creado las condiciones para una segunda Nakba.

Hace dos años, el viernes, el presidente Donald Trump reconoció formalmente a Jerusalén como la capital de Israel. Sabíamos que era un acto irresponsable y cruelmente insensible que dañaría gravemente los derechos y el bienestar de los palestinos y pondría fin a cualquier pretensión de que Estados Unidos podría ayudar a negociar el fin del conflicto israelo-palestino. Lo que no sabíamos era que este movimiento peligroso era solo el comienzo del daño que Trump haría a los derechos palestinos y las perspectivas de paz.

Durante los últimos dos años, la administración Trump: cerró el Consulado de EEUU en Jerusalén Este, cerró la oficina consular palestina en Washington DC, suspendió la ayuda a los palestinos y a las organizaciones no gubernamentales estadounidenses que trabajan en Cisjordania y Gaza, negó la financiación a UNWRA, la agencia de la ONU que brinda servicios esenciales a los refugiados palestinos, eliminó la designación de "ocupado" de todas las publicaciones oficiales y declaraciones que se refieren a los territorios ocupados; declaró que, en su opinión, los asentamientos israelíes en Cisjordania no son "ilegales"; e incluso fue tan lejos como para negar que los palestinos deben calificar como refugiados.

Si bien cada uno de estos actos presenta problemas por sí solos, sumados el costo que pueden tener sobre el pueblo palestino puede ser tan devastador como una segunda Nakba.

En el corto lapso de solo dos años, el presidente Trump y su administración han intentado deshacer todas las ganancias que los palestinos han ganado durante las últimas siete décadas. Debido a que Estados Unidos cerró la oficina de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y negó que los refugiados palestinos sean, de hecho, refugiados y, por lo tanto, parte de la comunidad palestina, EEUU dice que ya no ve a los palestinos como una comunidad nacional que merece reconocimiento y el derecho a autodeterminación.

Debido a que EEUU ha dado repetidamente carta blanca a cada capricho israelí, con respecto a Jerusalén, refugiados y asentamientos, han dejado a los palestinos particularmente vulnerables a medidas israelíes más extremas, anexiones, incautaciones masivas de tierras e incluso expulsión.

Y debido a que EEUU ha alardeado de su desprecio por el estado de derecho y las normas internacionales de comportamiento, han creado un mundo mucho más peligroso y precario en el que cualquier potencia regional respaldada por Washington puede actuar con impunidad y sufrir poca o ninguna repercusión por su comportamiento.

A veces me pregunto si así es como se supone que debe ser el "Acuerdo del siglo". Tal vez, todo el tiempo, no pretendía ser nada más que lo que han estado haciendo durante los últimos dos años, creando un orden nihilista en el que los israelíes son libres de representar sus fantasías más extremas, mientras que los palestinos vulnerables se ven obligados a habitar un distópico mundo en el que no tienen derechos y ningún recurso abierto para ellos.

Por esta razón, sugiero que el impacto acumulativo de lo que ha hecho Trump ha creado las condiciones para una segunda Nakba.

Por supuesto, hay caminos abiertos ante nosotros que proporcionan formas de evitar tal desastre. Si bien Estados Unidos ha creado este desastre por sí solo, todos y cada uno de sus movimientos han sido rechazados por los Estados árabes y la abrumadora mayoría de las naciones del mundo.

Por ejemplo, solo unas pocas dependencias menores de los Estados Unidos han considerado unirse Washington para trasladar sus embajadas a Jerusalén; a su vez el mes pasado, por una votación de 170 a 2, las Naciones Unidas reafirmaron su apoyo a la UNWRA; y luego estaban las denuncias de los Estados árabes y los europeos a la nueva posición de EEUU sobre los asentamientos israelíes.

El problema es que, si bien la Administración Trump se ha aislado cada vez más políticamente por su comportamiento imprudente, no ha sido desafiada de manera efectiva. Cambiar la dinámica en espiral descendente actual que se está desarrollando en el ámbito israelo-palestino significa una confrontación audaz tanto de los Estados Unidos como de Israel.

Para ello, las declaraciones o resoluciones no serán suficientes, ya que se descartan e ignoran habitualmente. Lo que se requiere es que otras naciones digan "ya es suficiente" y le digan a los Estados Unidos que sus días de control hegemónico sobre el "proceso de paz" han llegado a su fin. Israel también debe ser confrontado y obligado a pagar un precio por su comportamiento ilegal y sus graves violaciones sistemáticas de los derechos humanos palestinos.

Por supuesto, una respuesta palestina unificada utilizando una campaña de resistencia no violenta también sería importante, pero dudo en poner énfasis en este factor por dos razones. Primero, la carga de hacer el trabajo pesado no debe recaer en la parte más vulnerable del conflicto. E incluso si los palestinos se levantaran, como lo han hecho antes, a menos que las naciones del mundo estuvieran listas para desafiar tanto a Estados Unidos como a Israel, su resistencia llegaría a un final sangriento.

Nos estamos quedando sin tiempo. Si no se toman medidas pronto, bien podríamos ver una segunda, y potencialmente más devastadora, Nakba.

Si ocurre, la responsabilidad de esta tragedia recaerá no solo en los israelíes que la llevan a cabo y los EEUU que los ayudaron e incitaron, sino también en las naciones del mundo que no actuaron a tiempo para evitar que dicha tragedia suceda.

 

 

 

Notas:

La Fuente original de este artículo es The Jordan Times, 9 de diciembre de 2019.

James Zogby es fundador y presidente del Arab American Institute (AAI), una organización de la comunidad árabe-estadounidense dedicada a la investigación política, con sede en Washington. Es profesor y académico en temas de Medio Oriente y profesor visitante de Investigación Social y Políticas Públicas en la Universidad de Nueva York en Abu Dhabi.

Noticias relacionadas

  • ¡Tecnocracia ya! ¿Hacia dónde van las protestas del Líbano?
    ¡Tecnocracia ya! ¿Hacia dónde van las protestas del Líbano?
  • Tecnocracia ya: EEUU está trabajando para orientar las protestas anticorrupción del Líbano contra Hezbollah
    Tecnocracia ya: EEUU está trabajando para orientar las protestas anticorrupción del Líbano contra Hezbollah
  • ¡Inmunda Penetración!
    ¡Inmunda Penetración!
  • Las insolubles contradicciones entre ‎DAESH y el PKK/YPG
    Las insolubles contradicciones entre ‎DAESH y el PKK/YPG
Ver más
Seguinos en

Editorial

El desafío del fénix

Un llamado a la reflexión de mis hermanos siriolibaneses, en medio del dolor por la tragedia de Beirut y en momentos en que confluyen y se entremezclan todos los sentimientos.

Ver más
Fachada