últimas noticias
Tribuna y debate
lunes, 11 de mayo de 2020

Renovadas relaciones de Grecia con Siria aíslan aún más a Turquía en el Mediterráneo Oriental

Por Paul Antonopoulos / Traducido por Redacción Diario Sirio Libanés

La diplomacia griega asignó un nuevo Enviado Especial para Siria dando corte al intento de hegemonía de Ankara sobre el Mediterráneo Oriental y convirtiendo a Turquía en el país más aislado de la región.

El Ministerio de Relaciones Exteriores griego finalmente anunció, el martes 5 de mayo, una restauración de las relaciones entre Grecia y Siria y asignó a la ex embajadora en Siria y Rusia, Tasia Athanassiou, como Enviada Especial del Ministerio de Relaciones Exteriores de Grecia para Siria.

El ministro de Asuntos Exteriores griego, Nikos Dendias, confirmó esto desde su Twitter.

El nombramiento de Athanassiou es extremadamente estratégico, ya que la funcionaria fue embajadora de Grecia en Damasco de 2009 a 2012, lo que significa que ya está familiarizada con Siria y sus autoridades.

El Ministerio de Relaciones Exteriores griego dijo que se establecerán contactos para “los aspectos internacionales de Siria y la acción humanitaria relacionada, así como la coordinación de acciones en vista de los esfuerzos en curso para reconstruir Siria”.

Aunque el Ministerio de Relaciones Exteriores afirma que, en su momento, la suspensión de las relaciones diplomáticas “fue dictada por las condiciones de seguridad”, sabemos que fue ordenada por el ex primer ministro griego Antonis Samaras en diciembre de 2012 por orden de la OTAN y la Unión Europea que estaban, y en algunos casos todavía están, apoyando a los yihadistas contra el gobierno secular del presidente Bashar Al Asad.

Grecia se convirtió en un país gobernado por la banca europea, la UE y los títeres de la OTAN desde 2010 en adelante, cuando el 2 de mayo de ese año, el llamado gobierno socialista de George Papandreou firmó el primero de tres paquetes de rescate con la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI.

Esto causó una contracción del 25 por ciento de la economía griega, una tasa de desempleo del 27 por ciento y una pobreza vertiginosa. Se perdió así cualquier apariencia de independencia griega en la política interna y externa.

Sin embargo, hacia 2020 la situación económica y geopolítica en Grecia y su región circundante ha cambiado drásticamente. Fuentes diplomáticas citadas por Kathemirini, uno de los periódicos más antiguos y respetados de Grecia, dijeron que la decisión de nombrar un Enviado Especial para Siria es parte de la actividad constante de Grecia en el Mediterráneo Oriental y la región en general.

Según las fuentes, (el canciller) Dendias manifestó el creciente deseo de Grecia de contribuir a los esfuerzos para resolver la crisis en Siria, durante sus reuniones con el Enviado Especial de la ONU para Siria, Geir Otto Pedersen.

Por lo tanto, una razón importante para la reapertura de las relaciones con Siria es inclinar aún más el equilibrio de poder en el Mediterráneo Oriental a favor de Grecia contra Turquía, especialmente en un momento en que Ankara no tiene un solo aliado en la región, con la excepción del asediado gobierno de la Hermandad Musulmana en Libia, que casi se derrumbó debido al asalto del Ejército Nacional de Libia.

La reapertura de las relaciones entre Atenas y Damasco se produce en un momento en que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, está presionando fuertemente por una "Madre Patria Azul" que apunta a anexarse las islas del Egeo Oriental y el espacio marítimo de Grecia.

Durante nueve años, Turquía intentó expulsar a Assad del poder a través de diversos medios, incluido un intento de invasión fallida de la provincia de Idleb a principios de este año, así como su continuo apoyo a las organizaciones terroristas. Además, Erdogan está apoyando al gobierno de la Hermandad Musulmana en Libia importando yihadistas de Siria al país del norte de África.

Aunque Erdogan ha fracasado en todos estos esfuerzos, Turquía sigue siendo una gran amenaza, incluso en un momento en que se enfrenta a una catástrofe económica con la lira turca en un nivel casi récord de baja frente al dólar estadounidense y los tres bancos más grandes de Turquía, Garanti, Akbank e İşbank, al borde de la quiebra .

Incluso con este desastre económico que se avecina, Turquía todavía logra encontrar los fondos para violar el espacio aéreo griego a diario, enviar armas a Libia y financiar organizaciones terroristas en Siria.

A medida que el Mediterráneo Oriental se convierte en una posible zona de guerra importante debido a la agresión de Turquía, Grecia ahora renueva las relaciones con sus viejos amigos. Hafez Al Asad, ex presidente de Siria y padre de Bashar, prometió que si Turquía alguna vez fuera a la guerra con Grecia, Siria abriría automáticamente un nuevo frente en el sur de Turquía en apoyo de Grecia.

Sin embargo, Atenas no es completamente independiente de la OTAN y la UE. Esto sugiere que aunque renovar las relaciones con Siria es absolutamente crítico para proteger su soberanía, quizás Grecia haya obtenido la aprobación de la UE y/o la OTAN para hacerlo.

Grecia es quizás el más importante de los pocos países europeos que han mantenido o reabierto relaciones con Siria debido a su historia de relaciones amistosas, así como a miles de años de lazos religiosos, culturales, financieros y étnicos.

Se puede sugerir que a medida que la guerra en Siria comienza a terminar, continuada solo por la negativa de Turquía a dejar de respaldar a las organizaciones terroristas en Idleb, la UE quiere tratar de aprovechar los lucrativos contratos de reconstrucción que se ofrecerán y las oportunidades de inversión.

Es poco probable que las empresas europeas ganen contratos de reconstrucción, pero la realidad es que Asad ha sobrevivido a los esfuerzos de casi 10 años para destituirlo, y no se irá a ninguna parte. Grecia podría ser utilizada como una salida para que la UE abra nuevamente el diálogo y las relaciones con Damasco.

Esto es solo especulativo, pero lo que es seguro es que al reabrir las relaciones con Siria, Grecia está consolidando el orden emergente del Mediterráneo Oriental y se opone a la hegemonía turca en la región.

Grecia siempre tendrá relaciones cercanas con Chipre, y también ha entrado en una alianza militar con Egipto, apoya al Ejército Nacional de Libia contra las fuerzas respaldadas por Turquía, y tiene fuertes lazos militares y energéticos con Israel.

Las relaciones de Grecia con Siria esencialmente han finalizado el estrangulamiento del intento de hegemonía de Turquía del Mediterráneo Oriental y lo han convertido en el país más aislado de la región, a pesar de la insistencia de Atenas en mejorar los lazos con Ankara si finalmente abandonase su agresiva política exterior.

 

 

 

Nota: Paul Antonopoulos es analista de relaciones internacionales y economía política, particularmente enfocado en América Latina y el Medio Oriente. Es investigador en el Centro de Estudios Sincréticos y editor de Fort Russ News. Puede seguirse al autor en @oulosP  .

Noticias relacionadas

  • Amigos son los Amigos, preparativos para la Anexión
    Amigos son los Amigos, preparativos para la Anexión
  • Abril 1920-2020: Centenario imperial
    Abril 1920-2020: Centenario imperial
  • 2 de Abril: Malvinas Argentinas
    2 de Abril: Malvinas Argentinas
  • ¿El verdadero escenario es la guerra nuclear?
    ¿El verdadero escenario es la guerra nuclear?
Ver más
Seguinos en

Editorial

Hambre: nueva receta del terrorismo económico contra Siria

Mientras el mundo sufre una mortal pandemia y debacle económica, la “excepcional” potencia occidental, impune frente a toda legalidad internacional, se dedica a exportar hambre a Siria, en un repudiable acto que excede los límites de la maldad.

Ver más
Fachada