últimas noticias
Tribuna y debate
miércoles, 31 de marzo de 2021

Propaganda de guerra, ahora hospitales

Por Eva Bartlett / Traducido por Redacción Diario Sirio Libanés

Los medios occidentales se apresuran a acusar a Siria de "bombardear hospitales", pero cuando los terroristas realmente destruyen los hospitales sirios, guardan silencio.

Mientras los medios de comunicación tradicionales vuelven a gritar el coro sin fundamento “Siria está bombardeando hospitales” de su cancionero de propaganda de guerra, hagamos una pausa para revisar la realidad relativamente desconocida (pero verificable) de los terroristas que bombardean hospitales en Siria.

Tras las recientes acusaciones de que un hospital fue atacado en al-Atarib, en el oeste de Alepo, el Departamento de Estado de EEUU repitió la afirmación, a pesar de la falta de cualquier evidencia clara que la respalde.

En cambio, los informes se basan en fuentes altamente cuestionables , tales como los Cascos Blancos, la Sociedad Médica Sirio-Estadounidense financiada por USAID y los habituales “testigos” anónimos y las (¡claramente imparciales!) “fuentes rebeldes”, según una nota de Reuters sobre las recientes afirmaciones.

De hecho, Reuters incluso reconoce no haber podido verificar la autenticidad de los videos que pretenden mostrar “una sala dañada y rescatistas de la defensa civil que llevan afuera a pacientes manchados de sangre”.

Recordemos que Idleb está ocupada por Al Qaeda en Siria, un hecho enfatizado (como escribí ) por el propio ex enviado especial de Estados Unidos, Brett McGurk, quien consideró a la provincia noroccidental de Siria como “el más grande refugio seguro de Al-Qaeda desde el 9/11”.

La presencia de Al-Qaeda y grupos terroristas afiliados hace imposible que los organismos neutrales independientes evalúen lo que está sucediendo.

Los hechos importan, dicen. Pero en realidad, no tanto cuando se trata de propaganda de guerra.

En Sarmada, campo de Idleb, uno de los objetivos era un mercado de combustible de Tahrir al-Sham (Al-Qaeda en Siria = Al Nusra), los camiones cisterna de combustible de contrabando fueron destruidos .

Un video de Cascos Blancos supuestamente filmado en al-Atarib alega que un hospital fue bombardeado allí. De hecho, muestra lo que parece una instalación médica cubierta de polvo y muchos hombres corpulentos en edad de luchar. Es evidente que están ausentes las mujeres o los civiles de apariencia normal.

Dada la inclinación de los Cascos Blancos por trabajar solo en áreas controladas por facciones terroristas, trabajar con ellos e incluso contarse entre ellos, incursionar en el tráfico de órganos y haber mentido muchas veces en el pasado, el video no prueba nada.

Por otro lado, existe un precedente de “hospitales” o centros médicos armados por terroristas. Y no solo una o dos veces, sino repetidamente en áreas ocupadas por terroristas en toda Siria. Los he visto en Alepo y Ghouta Oriental.

El conjunto de Hospitales de Ojos y de Niños, un gran complejo en el este de Alepo, fue militarizado y ocupado por terroristas como la Brigada Tawhid, Al-Qaeda e incluso IS (Estado Islámico, antes ISIS). Los prisioneros fueron retenidos y torturados en cárceles de pesadilla y celdas de confinamiento solitario en las profundidades.

Como señaló la periodista Vanessa Beeley, en el este de Ghouta, los centros médicos “brindaban tratamiento casi exclusivamente a las facciones armadas extremistas”. También fueron construidos bajo tierra, “unidos por un vasto laberinto de túneles que serpenteaban por debajo de la mayoría de los distritos controlados por los grupos armados, proporcionando cobertura para los combatientes durante las campañas militares del EAS [Ejército Árabe Sirio]”. (Aparte, vea uno de estos enormes túneles en Douma, en la ubicación del “hospital” subterráneo).

En Idleb, un “hospital” el cual el New York Times afirmó que aviones de combate rusos bombardearon en mayo de 2019, era una cueva utilizada como cuartel general terrorista. Otra cueva fortificada en Khan Sheikhoun estaba bien equipada con armas, suministros médicos y máscaras de gas, y una prisión con celdas de aislamiento.

En áreas liberadas de los terroristas, el ejército sirio rutinariamente encuentra tales cuevas, con túneles que conectan bases terroristas para que puedan evitar moverse en la superficie.

En el pasado, Rusia proporcionó imágenes de satélite cuando surgió la cuestión de un edificio presuntamente bombardeado. Hasta que tengamos evidencia concluyente de cualquier manera, es una cuestión de dimes y diretes, aunque el sentido común (y la historia de tales mentiras) apunta a nuevas fabricaciones de los medios.

Hospitales bombardeados, los medios bostezan

Dado que los medios de comunicación y los expertos claramente se preocupan mucho por los bombardeos e incluso la destrucción de hospitales sirios, vale la pena revisar algunos de los principales hospitales dañados o destruidos por facciones terroristas.

Sin embargo, como era de esperar, no hay mucha información disponible. La siguiente es una lista parcial, con los detalles de los hospitales atacados a los que he ido.

 

► El bombardeo por parte del Ejército Sirio Libre (ELS) en septiembre de 2012 y la destrucción completa del hospital Al-Watani en Qusayr, provincia de Homs.

► El bombardeo cometido por el FSA en septiembre de 2012 y la destrucción total de dos hospitales en Alepo.

► El bombardeo de diciembre de 2013 del FSA y Al Qaeda y la destrucción total del hospital Al-Kindi de Alepo, uno de los mejores y más grandes hospitales oncológicos de Oriente Medio.

► El bombardeo y asedio del FSA en abril de 2015 del Hospital Nacional en Jisr al-Shughour, Idleb.

► Los horribles atentados suicidas múltiples de mayo de 2016 en Jableh ( y también en Tartous el mismo día), incluso dentro del Hospital Nacional de Jableh.

► En el ataque de mayo de 2016 frente al hospital de maternidad Dabeet de Alepo, un misil alcanzó un automóvil estacionado afuera, que luego explotó , matando a tres mujeres en el hospital e hiriendo a muchas más.

 

Fui a Alepo en julio de 2016 y hablé con el director , quien confirmó que su hospital había sido destruido por la explosión, y noté que una semana después los morteros de los terroristas golpearon el techo del hospital, destruyeron el techo e hirieron a los trabajadores de la construcción.

En mayo de 2018, antes de que Daraa fuera completamente liberada, fui a áreas que estaban bajo fuego de terroristas (incluido el día que fui), y tomé un peligroso viaje a alta velocidad en el taxi que había contratado en Damasco hasta el hospital estatal, por un carretera expuesta a disparos terroristas desde menos de 100 metros de distancia.

El hospital fue golpeado y parcialmente destruido por los morteros de los terroristas, y en su mayoría estaba vacío de pacientes. El director me mostró salas destruidas (diálisis y laboratorio), y áreas prohibidas por alto riesgo de francotiradores (ginecología, operaciones, banco de sangre, escuela de enfermería, hospital infantil).

Cuando regresé a Daraa en septiembre, luego de la liberación de la región, el hospital estaba lleno de pacientes, ya que finalmente se pudo acceder sin riesgo.

Detrás del hospital, a unos 50 metros de distancia, vi un edificio del cual me dijeron que había sido ocupado por terroristas. De ahí el riesgo extremo de ser uno atacado mientras se encuentra dentro del hospital.

Nunca vi a ningún medio occidental hablar de este hospital, aunque prestaba servicios a civiles y estaba visiblemente destruido en forma parcial.

En noviembre de 2016, conocí al Dr. Ibrahim Hadid, ex director del Hospital Kindi, quien dijo que quería que los colegas médicos y las instituciones mostraran parte de la preocupación que tienen por los “hospitales” presuntamente bombardeados en áreas terroristas.

Ellos, y los medios corporativos occidentales, han hecho lo contrario, por supuesto.

¿Otra canción química y rutina de baile?

Mientras tanto, Rusia advierte sobre una posible nueva provocación química organizada por Tahrir al-Sham en Idlib.

El Centro Ruso para la Reconciliación dice que “los militantes están conspirando para organizar un ataque químico falso cerca del asentamiento de Qitian”, para acusar nuevamente al gobierno sirio de usar químicos contra el pueblo.

Como sabe cualquiera que haya seguido la guerra en Siria, aunque Occidente quiere desesperadamente probar que Siria cometió uno o más ataques químicos, ha fracasado, hasta el punto en que incluso los expertos de la OPAQ hablaron , contradiciendo las afirmaciones.

Como escribí la semana pasada, a pesar de mentir incesantemente sobre Siria durante diez años, los medios de comunicación, los expertos y los políticos occidentales (y del Golfo) siguen adelante con más mentiras: acusaciones recicladas y propaganda de guerra.

Por lo tanto, es probable que surja de nuevo el tema de los “hospitales bombardeados” y luego el tema de los “ataques químicos”. Y luego tal vez tengamos otra nueva Bana al-Abed para pedirle a Biden que bombardee Siria o “extermine ” Idleb...

Y siguen y siguen, incesante propaganda de guerra .

La ironía es, por supuesto, como siento la necesidad de dejar en claro casi cada vez que escribo, a esos lectores de guiones que afirman que Siria (y Rusia) están bombardeando hospitales, o utilizando productos químicos, o cualquier mentira que se recicle a continuación, realmente no  les preocupa la vida de los sirios.

Si lo hicieran, dejarían de encubrir el terrorismo en Siria, ayudarían al país y sus aliados a liberar Idleb y el campo de Alepo, dejarían de saquear su petróleo, abandonarían Siria y levantarían las sanciones .

 

 

Eva Bartlett es una periodista y activista independiente canadiense. Ha pasado años sobre el terreno cubriendo zonas de conflicto en el Cercano Oriente, especialmente en Siria y Palestina (donde vivió durante casi cuatro años). Puede ser seguida en Twitter en su perfil @EvaKBartlett.

Noticias relacionadas

  • El mundo árabe después de la década ominosa
    El mundo árabe después de la década ominosa
  • Foto de supervivientes palestinos a los bombardeos ordenados por Israel en Gaza en el 2014, extraída de nota de prensa de France24 titulala «Des responsables israéliens bientot devant la CPI. Une décision pas que symbolique», edición del 9/02/2021.
    ¿El fin de la impunidad de los autores de crímenes de guerra cometidos en Palestina?
  • Siria a 10 años de crisis impuesta: Entrevista a Pablo Sapag
    Siria a 10 años de crisis impuesta: Entrevista a Pablo Sapag
  • Actualidad de Siria: Entrevista a Pablo Sapag
    Actualidad de Siria: Entrevista a Pablo Sapag
Ver más
Seguinos en

Editorial

Cuando la opresión es mundial y también mediática

Como si el apartheid y su cotidiana opresión no fueran suficientes, también debemos ser testigos de una grosera campaña de desinformación por parte de los agentes mediáticos locales e internacionales que exhiben una evidente visión parcializada y se rasgan las vestiduras por defender el relato de la potencia ocupante de Palestina.

Ver más
Fachada