últimas noticias
Tribuna y debate
lunes, 24 de junio de 2019

La excepcionalidad de EEUU: explotando a ciertos sirios e ignorando a otros

Por Eva Bartlett / Traducido por Redacción Diario Sirio Libanés

La propaganda de guerra occidental frente a la realidad del campamento de Rukban.

Siria y Rusia han estado evacuando a civiles de otra región hambreada por los terroristas respaldados por Occidente. Pero los medios corporativos occidentales ignoran esto y en su lugar continúan haciendo su espeluznante propaganda de guerra sobre Siria.

Como era de esperar, los informes “copiados y pegados” sobre Siria emanan de los gobiernos occidentales y los medios de comunicación corporativos fingen preocupación por los civiles en Idleb a la vez que se niegan a mencionar que la gobernación de Idleb es un semillero de Al-Qaeda .

De vuelta en Siria, durante el feriado del Eid (festividad de Ramadán), hablé con los residentes sobre la vida en Damasco ahora, y destaqué la paz que existe, que estuvo ausente muchos años en los que los morteros de los terroristas caían sobre la ciudad.

Pero también me interesó resaltar otro tema: la evacuación del Campamento Rukban en el sureste de Siria que ha estado en marcha durante meses, gracias a la cual los civiles han sido sacados de la inanición y las intolerables condiciones, y han sido entregados a la seguridad con acceso a alimentos y atención médica.

En febrero, Rusia y Siria establecieron corredores humanitarios para comenzar a evacuar a civiles a áreas seguras donde podrían recibir tratamiento médico y reasentarse en sus áreas de origen u otro lugar.

En junio de 2019, viajé a un punto donde pude entrevistar a los evacuados de Rukban, el insoportable campamento cerca de la base de Al-Tanf ocupada por los Estados Unidos.

Estados Unidos de la hipocresía ocupa y culpa a otros

Rukban también se encuentra en la frontera con Jordania. A lo largo de los años, se ha convertido en un infierno en la tierra, ya que los residentes mueren de hambre debido a la falta de alimentos accesibles. En noviembre de 2018, había alrededor de 50 mil refugiados en el campamento.

La mayoría de los informes occidentales sobre la situación en Rukban han culpado a Siria y Rusia por la escasez de alimentos en el campo. Sorprendentemente, un artículo de junio de 2018 del “tanque de pensamiento” estadounidense “The Century Foundation”, destacó el control de EEUU sobre el campamento y las áreas circundantes:

"La zona de Tanf-Rukban está patrullada por las fuerzas de la Coalición y su socio sirio elegido, Maghawir al-Thawra... También están presentes los restos de un grupo anteriormente respaldado por el Pentágono llamado los Batallones de Mártires de Qaryatein y tres facciones anteriormente vinculadas a la guerra encubierta de la CIA en Siria: el Ejército de los Leones Orientales, las Fuerzas del Mártir Ahmed al-Abdo y el Ejército de Liberación del Sham".

Los EEUU bloquearon la ayuda a Rukban y solo estaban dispuestos a brindar seguridad a los convoyes de ayuda a un punto a 10 kilómetros del campamento, según el Coordinador de Ayuda de Emergencia de la ONU, Mark Lowcock.

Por lo tanto, según la lógica de la administración estadounidense, los convoyes deberían haber tirado su ayuda específica para Rukban en áreas controladas por grupos terroristas y luego solo haber esperado lo mejor.

Incluso si las intenciones de los EEUU hubieran sido buenas, la experiencia ha demostrado que cuando los grupos terroristas que ocupan un área tienen acceso a la ayuda, la guardan para sí mismos, y los civiles no la ven a menos que paguen un alto precio.

Cuando las zonas orientales de Alepo fueron liberadas en diciembre de 2016, incluso Reuters tuvo que informar que los civiles culpaban a los llamados "rebeldes" por acaparar los alimentos que desesperadamente necesitaban.

Cuando Madaya, tan ampliamente utilizada para propagada a principios de 2016, recuperó la seguridad en 2017, viajé allí y hablé con los residentes que nuevamente culparon únicamente a los terroristas por su inanición. Lo mismo en el este de Ghouta, donde los residentes hablaron de hambre y ejecuciones por parte de los terroristas.

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, señaló que si los estadounidenses en al-Tanf pudieran obtener suministros de Irak y Jordania, también podrían haber traído ayuda humanitaria para los civiles de Rukban, si realmente estuvieran tan preocupados.

Como era de esperar, a los ojos de Siria y Rusia, EEUU retiene a los civiles en Rukban como rehenes. Esto se hizo más evidente cuando EEUU se negó a cerrar el campamento, claramente prefiriendo tener una excusa para continuar su ocupación ilegal del sureste de Siria.

Incluso el director para Medio Oriente del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Amin Awad, dijo que los civiles en Rukban estaban siendo retenidos contra su voluntad, como "escudos humanos" "privados de servicios básicos", según la agencia Sputnik.

Awad señaló a los comerciantes en el campamento como responsables del sufrimiento de los civiles en Rukban, pero los civiles con los que hablé también incluyeron a EEUU en sus acusaciones.

Hablan los desplazados de Rukban

En un tramo de la carretera entre el campamento de Rukban y el centro de refugiados de Homs al que se dirigían el 12 de junio, conocí a unos 900 sirios evacuados ese día en 18 autobuses. Otro convoy de camiones llevaba sus destrozadas pertenencias personales.

Me acerqué a muchos con preguntas sobre la vida en el campamento, moviéndome de autobús en autobús para hablar con ellos.

Una anciana sentada en el piso de un autobús dijo que había estado en el campamento por cuatro años, que todo era caro y tenían hambre todo el tiempo. Dio el ejemplo de que le cobraron 1.000 libras sirias (alrededor de USD 2) por cinco papas.

Mahmoud Saleh, un joven de la provincia de Homs, me dijo que había huido a su casa hace cinco años. Cuando pregunté quién tenía el control en Rukban, él respondió sin dudarlo: "Los estadounidenses".

Un hombre mayor de Palmira, cuatro años en el campamento, habló de “pandillas armadas”, pagas en dólares estadounidenses, como los únicos capaces de comer adecuadamente.

“Las pandillas armadas vivían mientras el resto de la gente estaba muerta. Los que querían fruta tenían que pagar en dólares. Los grupos armados fueron los únicos que pudieron hacerlo”.

Pregunté sobre el acceso a la atención médica.

“¡Servicios médicos! No hay ninguna medicina en absoluto”. Señaló a una joven detrás de él que dijo que había perdido dos bebés porque no pudo obtener una cesárea.

En otro autobús, un pastor que había pasado tres años en Rukban culpaba a los "terroristas" por no poder irse. También culpó a los Estados Unidos. “Los que controlan a Tanf no nos dejaban irnos, los estadounidenses no nos dejaban irnos”.

Muchos otros con los que hablé dijeron que habían querido irse antes, pero creyeron las proclamas de miedo de los terroristas que les habían dicho que serían “asesinados por el régimen”, una afirmación desprendida de los medios corporativos cuando se liberó a Alepo.

El Centro de Reconciliación ruso informa que algunos residentes de Rukban tuvieron que pagar hasta USD 1000 a "militantes controlados por el lado estadounidense" para irse.

Hasta el 13 de junio, el Ministerio de Defensa de Rusia informa que 14.347 personas, en su mayoría niños y mujeres, han sido evacuadas de Rukban desde el 23 de febrero.

Medios internacionales y sus dudosas fuentes

A medida que se han desarrollado las evacuaciones de civiles de Rukban, cualquier medio corporativo occidental que se moleste en informar sobre ellos, los ha convertido en “desplazamientos forzados” a “áreas del régimen” donde los civiles serán “encarcelados y torturados”.

Sí claro, Siria y Rusia están simplemente empeñadas en encontrar la manera de torturar a los civiles sirios, hasta el punto que desperdician una cantidad considerable de dinero y tiempo para eso; o al menos eso es lo que los medios corporativos te harían creer.

Y así como los medios corporativos occidentales se basaron en las palabras de "activistas de los medios" y "fuentes anónimas" en su propaganda de guerra antes y durante la liberación del este de Alepo y Ghouta Oriental; los medios hostiles están nuevamente confiando en esas fuentes para informar sobre Rukban.

El Globe and Mail de Canadá fue tan lejos como para citar a la, carente de toda credibilidad y con base en Qatar, Red Siria para los Derechos Humanos, en un artículo reciente que afirma que miles de sirios que han regresado a sus hogares han sido arrestados.

Como el periodista Max Blumenthal señaló con humor en su investigación sobre este cuerpo influenciado por Qatar, “citar a la Red Siria para los Derechos Humanos como una fuente independiente y creíble es el equivalente periodístico de obtener estadísticas sobre traumatismos en un frente de investigación creado por la Liga Nacional de Fútbol (NFL), o recurrir a los lobistas de la industria del tabaco para obtener información sobre la conexión entre fumar y el cáncer de pulmón”.

En contraste con las afirmaciones, las autoridades sirias han declarado que los representantes de la ONU tienen permiso para visitar los centros de refugiados. El Ministerio de Exteriores de Rusia declaró que los organismos de la ONU, incluido el ACNUR, visitaron los refugios.

El Centro de Reconciliación ruso informa que para el 16 de junio, “1.299.977 desplazados internos han regresado a sus hogares” en Siria desde el 30 de septiembre de 2015 y que desde julio de 2018, “se recuperaron 175 organizaciones médicas y 863 de organizaciones educativas”.

Esas son algunas estadísticas extrañas, dado que los medios y los políticos occidentales nos harían creer que los gobiernos de Siria y Rusia están aterrorizando a los civiles y destruyendo alegremente la infraestructura en Siria.

O tal vez lo que están diciendo los medios de comunicación occidentales, los gobiernos y los grupos de presión es solo más de su poco original propaganda de guerra.

 

 

 

Eva Bartlett es periodista independiente y activista de derechos humanos con amplia experiencia en Gaza y Siria. Sus escritos se pueden encontrar en su blog, En Gaza .

Noticias relacionadas

  • La Resistencia cultural palestina
    La Resistencia cultural palestina
  • Los palestinos revisan los escombros de su casa después de que fue demolida por el régimen israelí el 10/2/2016 en la aldea de Jeftlek en Cisjordania, en el valle del Jordán cerca de Jericó (Foto: Jaafar Ashtiyeh / AFP)
    “La limpieza étnica de Israel en Palestina no es historia, está sucediendo”
  • Idleb: Análisis y actualidad
    Idleb: Análisis y actualidad
  • La próxima crisis económica y el inminente sistema post-multipolar
    La próxima crisis económica y el inminente sistema post-multipolar
Ver más
Seguinos en

Editorial

Cuando la opresión es mundial y también mediática

Como si el apartheid y su cotidiana opresión no fueran suficientes, también debemos ser testigos de una grosera campaña de desinformación por parte de los agentes mediáticos locales e internacionales que exhiben una evidente visión parcializada y se rasgan las vestiduras por defender el relato de la potencia ocupante de Palestina.

Ver más
Fachada