últimas noticias
Tribuna y debate
martes, 29 de diciembre de 2020

Entrevista a Janice Kortkamp sobre Siria

Por Steven Sahiounie / Traducido por Redacción DSL

"Camine por las calles de Damasco y escuche al pueblo sobre las sanciones y agresiones de EEUU contra Siria". La activista estadounidense, con siete viajes a Siria desde 2016, aconseja al presidente electo Joe Biden.

La crisis que comenzó en Siria en 2011 ha dejado a muchos preguntándose de qué se trataba realmente. La mayoría de los observadores de noticias occidentales pueden estar confundidos, desinteresados o haber comprado las mentiras que les dijeron los medios. Sin embargo, hay una mujer estadounidense que se ha convertido en una experta en la crisis siria al ser testigo ocular de los acontecimientos sobre el terreno: de cerca y en persona.

El periodista Steven Sahiounie, de MidEastDiscourse, entrevistó a Janice Kortcamp para exponer la verdad sobre Siria y escuchar su historia de primera mano.

Janice Kortkamp es una estadounidense que se convirtió en observadora independiente y autofinanciada de la crisis en Siria, en respuesta a la distorsión de los medios occidentales. Ha visitado Siria siete veces desde 2016, mientras investigaba la crisis, y ha pasado meses viajando a las principales ciudades y la mayor parte de áreas rurales. También visitó a sirios que viven en Alemania, Líbano y Kuwait. A través de una extensa red de contactos en Siria, realiza un seguimiento de los eventos cada hora.

Entrevista

Steven Sahiounie (SS): -Si bien la mayoría de los estadounidenses no saben dónde está Siria en un mapa, usted ha estado en Siria muchas veces durante el conflicto. ¿Qué le hizo convertirse en un activista estadounidense por Siria?

Janice Kortkamp (JK): -A finales de 2012, sentí curiosidad por la “Primavera Árabe” y comencé a investigar los eventos relacionados con ella. El conflicto en Siria estaba a la vanguardia de los medios de comunicación y por eso me enfoqué en él. Vi una entrevista en RT con el presidente Asad y sus respuestas y comportamiento me impresionaron, haciéndome sentir curiosidad por el país en sí, no solo la crisis.

Hasta ese momento yo era como todos los demás estadounidenses sin ningún conocimiento de Siria. (Es importante señalar que si bien he tenido interés en la historia y la arqueología toda mi vida y estudié esas materias en la universidad, nunca aprendí sobre Siria a pesar de su importancia y contribuciones a la civilización. Los estadounidenses, en general, suelen ignorar el mundo, excepto aquellos que viajan mucho, pero ha habido una especie de apagón con respecto a Siria, incluso en el mundo académico, durante décadas).

Cuanto más aprendía sobre la cultura, las tradiciones, la historia, los grupos de personas, las industrias, las artes, la cocina, etc. de Siria, más fascinada y obsesionada estaba, pasando prácticamente todo el día, todos los días, aprendiendo cosas nuevas y al mismo tiempo rastreando la situación militar y política.

Pero conocer a sirios, primero en línea y luego conocerlos cara a cara durante mis siete viajes allí, ha sido la experiencia más asombrosa. Tantas personas se han acercado en amistad con una hospitalidad más allá de la gracia a pesar de haber pasado por el dolor y el sufrimiento personales durante la crisis; es una lección de humildad recibir la hospitalidad de estos supervivientes; me han enseñado y me han mostrado con su ejemplo cómo ser un mejor ser humano.

Han sido abiertos, honestos y directos, compartiendo su amor por su país, familias, aldeas, pueblos y ciudades, al mismo tiempo que han compartido sus problemas y frustraciones. Es como si se hubieran negado a permitirme ver su patria solo a través de "lentes color de rosa" (todos saben cuánto amo a Siria).

Es otra razón por la que los admiro. Por lo general, en cada viaje, incluso cuando me reúno con funcionarios de alto nivel, me han pedido: “Si ve algo bueno, hable de ello. Si ve algo malo, dígalo también. Pero, por favor, cuente la verdad de lo que ve”.

Es imposible haber recibido el regalo de una amistad y una confianza tan grandes sin corresponder al defender su causa y, lo que es más importante, compartir sus voces.

SS: -En su opinión, ¿ha sido justa la política exterior estadounidense sobre Siria?

JK: -No, no es justa de ninguna manera o forma; de hecho, es maligna, imprudente e injustificable, también está en oposición a los verdaderos intereses del pueblo estadounidense y de los sirios. Estados Unidos ha sido generalmente antagónico hacia Siria desde la década de 1940, principalmente porque EEUU se dedicó a satisfacer a Israel y al lobby pro-Israel, así como a las hostilidades de la Guerra Fría. Después del 11 de septiembre, cuando los neoconservadores sionistas tomaron el control total de la política exterior de EEUU, esa hostilidad se convirtió en una agresión abierta.

Sabemos cómo EEUU trabajó activamente para desestabilizar Siria y socavar al gobierno desde 2006 y hasta que estalló la violencia en 2011 debido a pruebas como el informe filtrado de 2006 del Encargado de Negocios de la embajada de EEUU en Damasco y la reunión de 2007 en la Casa Blanca entre GW Bush y Elliot Abrams con los líderes sirios expatriados de la Hermandad Musulmana, informado en ese momento por el Wall Street Journal, muy similar a los esfuerzos actuales contra Venezuela. Estos son solo dos de los muchos ejemplos. El Reino Unido y Francia participaron intensamente en la planificación e implementación.

Hubo un esfuerzo múltiple entre EEUU, el Reino Unido, Francia, Arabia Saudita, Turquía y Qatar para tomar el control de Siria y, cuando eso fracasó, dividirla y conquistarla. Este esfuerzo, que comenzó durante la administración de GW Bush y se convirtió en violencia durante la administración de Obama, continúa bajo Donald Trump.

Una campaña masiva de desinformación / propaganda ha acompañado a los otros ataques contra la soberanía de Siria, incluyendo:

1) Guerra económica en forma de sanciones para aislar a Siria y al pueblo sirio de la economía global, lo que contribuye catastróficamente a la inflación en tiempos de guerra, la corrupción interna, el contrabando y el mercado negro, además de prohibir la inversión para reconstruir la infraestructura y la recuperación económica. También duras sanciones contra todos los países que ayudan a Siria.

2) Armado, financiamiento, entrenamiento y apoyo de ejércitos sustitutos que generalmente compartían la misma ideología básica y cometían el mismo tipo de atrocidades que ISIS y Al Qaeda y que a menudo estaban directamente afiliados a los dos.

3) Promocionar abiertamente la "oposición" externa como las “únicas voces legítimas de los sirios” mientras se pasan por alto por completo las voces de los sirios dentro del país. Las listas de Occidente de los “futuros líderes” de Siria incluyeron líderes de la Hermandad Musulmana y un tipo conocido por ser el propietario / operador de dos burdeles en Damasco.

4) Múltiples ataques de falsa bandera de “armas químicas”, perpetrados por grupos terroristas agentes para culpar al gobierno sirio y obtener un equivocado apoyo público para la ilegal guerra de cambio de régimen.

SS: -Cuando conoció a estadounidenses y contó su historia, ¿cuál fue la respuesta común?

JK: -Las respuestas han sido insultos extremos y personales como "¡Traidora!" Acusaciones falsas como, "¡Trabajas para Putin!" e incluso amenazas violentas y de muerte.

"No creo una palabra de lo que dices" mientras apartan la mirada con torpeza.

"Bueno, eso es una guerra para ti" o "la guerra es el infierno".

“Nadie puede entender lo que está pasando allí. ¿Qué te hace pensar que tu si?

Y afortunadamente algunas veces me han dicho, "Vaya, sé que nos han mentido, cuéntame más".

Lamentablemente, la mayoría de los estadounidenses simplemente están demasiado preocupados por sus propias vidas como para preocuparse mucho, especialmente ahora en 2020. Incluso aquellos que saben que nuestro gobierno miente sobre nuestras guerras generalmente no están lo suficientemente apasionados como para tomar ninguna acción, ya sea participando en manifestaciones, compartiendo en las redes sociales, o escribiendo a sus representantes en el Congreso (aquellos que han escrito a sus representantes o no obtuvieron respuesta o un párrafo copiado y pegado reiterando las narrativas falsas y la posición del gobierno).

SS: -Si pudiera hablar con el presidente electo Joe Biden, ¿cuál sería su consejo sobre las sanciones a Siria?

JK: -Si creyera que Biden tiene integridad, tendría mucho que decirle, sin embargo, su trayectoria de muchas décadas en cargos públicos y las elecciones actuales del gabinete no ofrecen garantía de un cambio positivo en la política o actitud hacia Siria. Ha señalado que quiere aumentar la "participación" de EEUU.

Pero si pudiera escucharme y él fuera un hombre honesto, le diría que fuera a Siria, que se reuniera con el presidente Asad, que caminara por las calles de Damasco y escuchara a la gente de allí diciéndole lo que piensan de las sanciones de EEUU y agresión contra su país. (Vería) cómo la mayoría no puede permitirse los alimentos básicos más básicos, cómo para algunas familias incluso comprar pan está fuera de sus posibilidades ahora. Cómo se sienten al estar aislados del mundo después de sobrevivir años de guerra para ser tratados como parias.

Esto es lo que Obama debería haber hecho, pero rechazó la invitación en 2009 y en su lugar patrocinó horribles grupos militantes agentes contra el pueblo de Siria y su sociedad laica, que empodera a las mujeres, abierta y amigable.

SS: -De todos sus viajes a Siria, ¿cuál fue su experiencia más memorable?

JK: Esa es una pregunta muy difícil porque hay tantos recuerdos inolvidables de mis viajes allí, pero si tengo que elegir uno, debe ser este:

En octubre de 2017, junto con otros tres activistas que estaban en el país en ese momento, recibí permiso para ir a (la ciudad de) Deir Ezzor, solo unas semanas después de la liberación de la ciudad de (manos de) ISIS. Ver de primera mano las crudas consecuencias de la vida bajo el gobierno de ISIS fue extremadamente emotivo; los ojos de la gente estaban cansados y apagados, y los niños tenían pesadez incluso cuando sonreían. Se había convertido en una especie de lugar que parecía una frontera salvaje a pesar de que la vida ya estaba regresando por ejemplo con las verduras frescas y frutas disponibles nuevamente.

También visité (la ciudad de) al-Mayadín entonces y eso fue aún más perturbador, ya que había estado solo dos semanas antes bajo el control de ISIS. Escuchar las historias de los soldados sobre las batallas, vislumbrar los sacrificios que se hicieron por esas victorias fue aleccionador y escalofriante, lo que hizo que mi admiración por el Ejército Árabe Sirio y sus aliados fuera aún mayor y mi gratitud por todos ellos más profunda.

Después de cuatro días en Deir Ezzor, regresamos a Damasco a través de Palmira. Allí estaba la gran dama de las ciudades fantasmas para que paseáramos, aún espectacular después de los estragos de ISIS, aunque sin otros turistas que la admiraran, parecía sola, majestuosamente solemne y meditativa pero hermosa, suavizada por la luz dorada del atardecer.

Luego, al regresar a Damasco, asistí a una actuación de la Orquesta de Mujeres Mari en el espléndido Ópera House. Unirme al público, con el teatro a máxima capacidad, representativo de la gran diversidad de Siria, ver a todas esas hermosas damas en sus vestidos de noche tocando magistralmente la música épica, fue un bálsamo curativo para mi alma.

Esto, pensé, es la razón por la que el costo de las victorias ha sido tan dolorosamente alto. Y levanté una oración silenciosa, agradeciendo a Dios por la sangre preciosa de los mártires y pidiendo su protección para los que aún estaban luchando.

 

 

Nota: Steven Sahiounie , estadounidense de origen sirio, es un periodista premiado y analista político especializado en Siria. Publicó artículos para numerosos medios y ha sido entrevistado por medios estadounidenses, canadienses y alemanes. La presente entrevista se publicó en inglés en el sitio Mideast Discourse , con fecha 21 de diciembre.

Noticias relacionadas

  • ¿Quién está destruyendo el Líbano y ‎por qué?‎
    ¿Quién está destruyendo el Líbano y ‎por qué?‎
  • Celebración de la Navidad en la República Árabe Siria
    Navidad cristiana árabe siria
  • El Sionismo pentecostal y su apoyo a la ocupación ilegal israelí
    El Sionismo pentecostal y su apoyo a la ocupación ilegal israelí
  • Izq.: El ex Presidente Néstor Kirchner junto a Diego Maradona (Foto: Presidencia de la Nación Argentina / Wikimedia Commons) | Der.: Diego Maradona (Foto: Doha Stadium Plus Qatar - Creative Commons)
    Maradona, un latinoamericano universal
Ver más
Seguinos en

Editorial

El desafío del fénix

Un llamado a la reflexión de mis hermanos siriolibaneses, en medio del dolor por la tragedia de Beirut y en momentos en que confluyen y se entremezclan todos los sentimientos.

Ver más
Fachada