últimas noticias
Tribuna y debate
martes, 11 de agosto de 2015

¿Por qué Siria está ganando?

Por Tim Anderson (*) / Trad. Redacción Diario Sirio Libanés

A pesar del derramamiento de sangre en curso y la seria presión económica, Siria está avanzando constantemente hacia una victoria militar y estratégica que va a transformar el Medio Oriente.

Hay pruebas claras de que los planes de Washington - ya sean para un 'cambio de régimen', para generar un estado disfuncional o para desmembrar el país en líneas sectarias – han fallado. Ese fracaso herirá fatalmente el sueño estadounidense, anunciado hace una década por Bush hijo, como un subordinado "Nuevo Medio Oriente". La victoria de Siria es la combinación de un coherente apoyo popular al ejército nacional, frente a unos viciosos islamistas sectarios (takfiríes), respaldados firmemente por aliados clave, y la fragmentación de fuerzas internacionales alineadas contra ellos.

Las dificultades económicas, incluyendo apagones regulares, están ahora peor, pero no han roto la voluntad del pueblo sirio de resistir. El gobierno asegura que los alimentos básicos son asequibles y mantiene la educación, salud, deportes, cultura y otros servicios. Una serie de estados anteriormente hostiles y agencias de la ONU están reanudando sus relaciones con Siria. Una situación de seguridad mejorada, el acuerdo de gran potencia reciente con Irán y otros movimientos diplomáticos favorables son señales de que el Eje de la Resistencia se ha fortalecido.

El público no sabría mucho de esto leyendo los medios occidentales, que han mentido persistentemente sobre el carácter del conflicto y la evolución de la crisis. Las principales características de ese engaño han sido el ocultamiento del apoyo de la OTAN a los grupos takfiríes, así como pregonar sus avances e ignorar los del Ejército sirio. De hecho, estos terroristas apoyados por Occidente no han hecho ningún avance estratégico real, desde que la inundación de combatientes extranjeros les ayudara a tomar partes del norte de Alepo, allá por mediados de 2012.

En mi segunda visita a Siria durante la crisis, en julio de 2015, pude ver cómo la seguridad había mejorado en torno a las principales ciudades. En mi primera visita en diciembre de 2013, a pesar de que los cortadores de gargantas de la OTAN habían sido expulsados de la mayor parte de Homs y Qusayr, aún estaban en el antiguo pueblo de Maloula ya lo largo de las montañas Qalamoun, así como atacaban la carretera al sur de Sweida. Este año hemos sido capaces de viajar libremente por carretera desde Sweida a Damasco a Homs a Lataquia, con sólo un leve desvío alrededor Harasta. A finales de 2013 había ataques diarios con morteros al este de Damasco; este año fue mucho menos común. El ejército parece controlar el 90% de las zonas densamente pobladas.

Hecho número uno a constatar: nunca hubo "rebeldes moderados". Un verdadero movimiento de reforma política fue desplazado por una insurrección islamista con respaldo saudí, hacia marzo-abril de 2011. En los primeros meses de la crisis, desde Daraa a Homs, grupos armados clave como la brigada Farouq fueron extremistas respaldados por Arabia Saudita y Qatar , que practicaron atrocidades públicas y volaron hospitales, utilizando consignas genocidas y practicando una limpieza étnica sectaria. Los sirios hoy en día los llaman a todos "Daesh” (E.I.) o simplemente 'mercenarios', sin molestarse demasiado con los diferentes rótulos. La reciente declaración de la líder "rebelde moderada" Lamia Nahas de que “las minorías de Siria son la maldad y deben eliminarse”, al igual que Hitler y los otomanos eliminaron minorías, pone de manifiesto este hecho. El carácter del conflicto armado ha sido siempre una confrontación entre un estado autoritario pero pluralista y socialmente inclusivo, contra islamistas sectarios de estilo saudita, actuando como ejércitos de guerra impuesta, al servicio de las grandes potencias.

Hecho numero dos a constatar: casi todas las atrocidades atribuidas al Ejército sirio han sido cometidas por pandillas, respaldadas por Occidente, como parte de su estrategia para atraer una mayor intervención occidental. Eso incluye los ya desacreditados reclamos de armas químicas y los reclamos de daños colaterales de los llamados 'bombardeos barril'. El periodista estadounidense Nir Rosen escribió en 2012: "Todos los días la oposición da una cifra de muertos, por lo general sin ninguna explicación ... Muchos de los reportados muertos son de hecho combatientes de la oposición muertos pero ... descritos en informes como civiles inocentes asesinados por las fuerzas de seguridad". Esos informes de la oposición siguen invocados por grupos partidistas, como Amnistía Internacional (EEUU) y Human Rights Watch, para reforzar la propaganda de guerra. El Ejército sirio de hecho ha ejecutado a terroristas capturados, y la policía secreta sigue deteniendo y maltratando a los sospechosos de colaborar con los terroristas. Pero este es un ejército que goza de un fuerte apoyo público. Las bandas islamistas, por el contrario, difunden abiertamente sus atrocidades y tienen un ínfimo apoyo público.

Hecho número tres a constatar: si bien hay una “presencia” terrorista en grandes partes de Siria, ni E.I. ni cualquier otro grupo armado 'controla’ gran parte del territorio sirio poblado. Las agencias occidentales (como Janes e ISW) confunden regularmente presencia con control. A pesar de las ofensivas de E.I. en Daraa, Idlib y Homs Este, las zonas densamente pobladas de Siria están hoy bajo un control del ejército notablemente más fuerte que en 2013. Sólo unas pocas áreas se han mantenido durante meses o años. En cualquier confrontación sólida, el Ejército en general gana; pero está bajo presión y no pocas veces hace una retirada táctica, ya que está luchando en docenas de frentes simultáneamente.

El Ejército sirio ha reforzado su cordón alrededor del norte de Alepo, Douma y Harasta, y ha tenido victorias recientes en Hasaka, Idlib y Daraa. Con apoyo de Hezbollah, el ejército prácticamente ha eliminado a E.I. y sus socios de las montañas de Qalamoun, a lo largo de la frontera con el Líbano.

A pesar de años de terrorismo y sanciones masivas occidentales, el Estado sirio funciona sorprendentemente bien. En julio de 2015 nuestro grupo visitó grandes centros deportivos, escuelas y hospitales. Millones de niños sirios van a la escuela y cientos de miles de personas siguen estudiando en las mayormente gratuitas universidades. El desempleo, la escasez y apagones plagan el país. Grupos takfiríes se han atacado y demolido hospitales desde 2011. También atacan regularmente las plantas de energía, lo que lleva al racionamiento del gobierno de la electricidad, hasta llegar a un sistema de reserva. Hay una grave escasez y pobreza generalizada, pero, a pesar de la guerra, la vida cotidiana continúa.

Los procedimientos de seguridad se han convertido en ‘normales’. Los frecuentes puestos de control del ejército se cumplen con notable paciencia. Los sirios saben que son para su seguridad, especialmente contra los coches bomba y camiones utilizados por los islamistas. Los soldados son eficientes, pero humanos, a menudo intercambiando amistosa charla con la gente. La mayoría de las familias tienen miembros en el Ejército y muchos han perdido a sus seres queridos. Los sirios no tienen que soportar toques de queda o encogerse de miedo ante los soldados, como muchos lo han hecho bajo las dictaduras fascistas apoyadas por EEUU en Chile y El Salvador, en el pasado.

En el norte, el alcalde de Lataquia nos dijo que esta provincia de 1,3 millones en la actualidad cuenta con más de tres millones, habiendo absorbido desplazados de Alepo, Idlib y otras zonas del norte afectadas por las incursiones de terroristas sectarios. La mayoría están en viviendas del gobierno gratuitas o subvencionadas, con familiares y amigos, alquilando o en pequeñas empresas. Vimos un grupo de alrededor de 5000, muchos de Hama, en el gran complejo deportivo de Lataquia. En el sur, Sweida ha sido anfitrión de 130.000 familias desplazadas de la zona de Daraa, duplicando la población de esa provincia. Sin embargo, Damasco tiene la mayor parte de los seis millones de desplazados internos y, con un poco de ayuda del ACNUR, el gobierno y el ejército son los principales organizadores de su cuidado. Los medios de comunicación occidentales sólo informan acerca de los campos de refugiados en Turquía y Jordania, instalaciones en su mayoría controladas por los grupos armados.

Los títulos del 'régimen atacando civiles’ o ‘indiscriminadamente’ bombardeando zonas civiles, solamente tienen base en la propaganda islamista de la que gran parte de los medios occidentales se nutre. El hecho de que, después de tres años, los aviones y la artillería sirios no han limpiado áreas de retención como Jobar, Douma y partes del norte de Alepo, desmiente los reclamos contra el Ejército. El lector puede estar casi seguro que la próxima vez que los medios de comunicación occidentales digan que 'civiles' están siendo asesinados por los ‘indiscriminados’ bombardeos del gobierno sirio, son sus propias fuentes islamistas las que están bajo ataque.

Esta guerra se libra en el terreno, edificio por edificio, con muchas bajas del ejército. Muchos sirios con los que hablamos dijeron que deseaban que el gobierno de hecho aplanara estos pueblos fantasmas, argumentando que los únicos civiles que quedaron allí son las familias y colaboradores de los grupos extremistas. El gobierno sirio avanza con mayor cautela.

Algunos estados regionales ven lo que viene, y han comenzado a reconstruir sus lazos con Siria. Washington todavía presiona con sus mentiras de armas químicas (frente a la evidencia independiente), pero perdió su estómago para una escalada importante allá por finales de 2013, después de la confrontación con Rusia. Todavía hay mucho ruido de sables, pero es de destacar que Egipto y los Emiratos Árabes Unidos (EAU), enemigos de Siria hasta hace poco tiempo, ahora están normalizando sus relaciones diplomáticas con Damasco.

Los Emiratos Árabes Unidos, quizás la más "flexible" de las monarquías del Golfo, pero también conectados por el vicepresidente Joe Biden al apoyo de E.I., tiene sus propias preocupaciones. Recientemente detuvo a decenas de islamistas en un complot para tornar la monarquía absolutista en un califato absolutista. Egipto, de vuelta en manos militares después de un efímero gobierno de la Hermandad Musulmana que quería unirse a los ataques contra Siria, ahora se ocupa de su propio terrorismo sectario, proveniente de esa misma Hermandad. El más grande de los países árabes ahora defiende la integridad territorial de Siria y respalda (al menos verbalmente) las campañas sirias contra el terrorismo. El analista egipcio Hassan Abou Taleb llama a este mensaje "una condena y rechazo a los movimientos unilaterales de Turquía" contra Siria.

El gobierno de Erdogan intentó posicionar a Turquía a la cabeza de una región guiada por la Hermandad Musulmana, pero ha perdido aliados, está a menudo en desacuerdo con sus socios anti-sirios y enfrenta disidencias en casa. Washington ha tratado de utilizar a los kurdos separatistas tanto contra Bagdad como contra Damasco, mientras que Turquía los ve como enemigos principales y los islamistas con respaldo saudí los masacran como musulmanes 'apóstatas'. Por su parte, las comunidades kurdas han disfrutado de una mayor autonomía y aceptación bajo Irán y Siria.

El reciente acuerdo de Washington con Irán es un avance importante, ya que la República Islámica sigue siendo el aliado regional más importante de la Siria secular y un firme opositor de los islamistas estilo saudí. La afirmación del papel de Irán en la región trastorna a los saudíes e Israel, pero es un buen augurio para Siria. Todos los comentaristas ven maniobras diplomáticas de reposicionamiento luego del acuerdo y - a pesar del reciente exclusión de Irán de una reunión entre los ministros de Exteriores de Rusia, EEUU y Arabia Saudita - no puede haber duda de que la mano persa se ha fortalecido en los asuntos regionales. Un encuentro inusual entre el jefe de inteligencia de Siria, el brigadier general Ali Mamlouk, y el ministro de Defensa saudí, el príncipe Mohammed Bin Salman, muestra también que el Gobierno sirio ha reanudado conversaciones directas con el principal patrocinador del terrorismo en la región.

Siria está ganando porque el pueblo sirio ha respaldado a su ejército contra las provocaciones sectarias, sobre todo luchando contra el terrorismo multinacional patrocinado por la OTAN y las monarquías del Golfo. Los sirios, entre ellos los más devotos musulmanes sunnitas, nunca aceptarán la decapitación, la perversión cruel y sectaria del Islam promovida por las monarquías del Golfo.

La victoria de Siria tendrá implicaciones más amplias. Marca el fin de la montaña rusa de Washington de "cambio de régimen" en toda la región, desde Afganistán a Irak, a Libia. Más allá de la muerte y la miseria causada por esta guerra sucia, estamos viendo el surgimiento de un ‘Eje de la Resistencia’ más fuerte. La victoria de Siria también será la de Irán y la resistencia libanesa, liderada por Hezbollah. Además, el conflicto ha ayudado a incorporar significativas medidas de cooperación con Irak. La incorporación gradual de Bagdad en este Eje sellará la humillante derrota de los planes para un 'Nuevo Oriente Medio’ dominado por EEUU-Israel-Arabia Saudita. Esta unidad regional tiene un costo terrible, pero está llegando, no obstante.

***

(*) Tim Anderson: Profesor titular de Economía Política en la Universidad de Sydney. La nota fue publicada por el sitio Global Research con fecha 10 de agosto.

Noticias relacionadas

  • Carta abierta a la juventud libanesa
    Carta abierta a la juventud libanesa
  • Pappé: “El sionismo fue construido mediante la expropiación de tierras” (Pt. 3)
    Pappé: “El sionismo fue construido mediante la expropiación de tierras” (Pt. 3)
  • El extremismo de Google
    El extremismo de Google
  • Pappé: “El sionismo fue construido mediante la expropiación de tierras” (Pt. 2)
    Pappé: “El sionismo fue construido mediante la expropiación de tierras” (Pt. 2)
  • Pappé: “El sionismo fue construido mediante la expropiación de tierras” (Pt. 1)
    Pappé: “El sionismo fue construido mediante la expropiación de tierras” (Pt. 1)
Ver más
Seguinos en

Editorial

Muertos por decenas en Europa y por millares en el Mashreq

El más reciente atentado sufrido por un país europeo, Alemania, nos lleva a manifestar nuestro repudio por la muerte de civiles inocentes, pero también a reflexionar sobre nuestros hermanos en el Mashreq víctimas diarias del mismo flagelo.

Ver más
Fachada