últimas noticias
Tribuna y debate
miércoles, 15 de agosto de 2018

¿Intervenir transnacionales para reconstruir Siria?

Por Thierry Meyssan (*)

El autor desenmascara las megaempresas co-responsables de la guerra impuesta a Siria y analiza las posibilidades de que sean obligadas a pagar las reparaciones de guerra al Estado sirio.

Aunque muchos se nieguen a verlo así, lo que llevó a Donald Trump a la Casa Blanca fue su promesa de derrocar el capitalismo financiero y restaurar el capitalismo productivo.

Siguiendo esa lógica, Trump considera que no deben ser los estadounidenses quienes paguen por los daños de la guerra sino las transnacionales que la promovieron. ¿Es conveniente, y posible, esa revolución en materia de relaciones internacionales?

En el grupo de los llamados «Amigos de Siria» llegaron a contarse 114 Estados que financiaron la destrucción de ese país a través de los yihadistas. Pero ahora, después del fracaso, ninguno de esos países quiere pagar la reconstrucción de la República Árabe Siria. En cambio, no tienen objeciones cuando se trata de apoyar a los Estados que acogen a los refugiados sirios. ¿Por qué? Porque esto último no es un gesto humanitario sino una manera de privar a Siria de sus recursos humanos.

Eso sí, todos esperan enriquecerse escondiendo su crimen y obteniendo la mayor cantidad posible de contratos cuando comience la necesaria reconstrucción.

Los días 7 y 8 de agosto de 2018, la Comisión Económica de la ONU para el Oeste de Asia (ESCWA), reunida en Beirut, estimó el costo mínimo de la reconstrucción en 388 mil millones de dólares.

La ESCWA debe presentar un informe detallado sobre ese tema en septiembre. Pero, consciente de que lo que Siria ha vivido no tiene absolutamente nada que ver con una «guerra civil», esa comisión de la ONU ya anunció el título de ese informe: Syria, 7 years at war. O sea, no será “Siria, 7 años de guerra” sino “Siria, 7 años en guerra”.

A modo de comparación, en abril, Líbano, país con 3 veces menos habitantes que Siria, obtuvo sólo 11 mil millones de dólares en ayuda internacional en la conferencia CEDAR.

Estados Unidos, país que planificó la guerra contra Siria desde el año 2004, no quiere aportar ni un centavo. Según la administración Trump, la guerra contra Siria fue concebida por la administración de Bush hijo y dirigida por la administración de Barack Obama.

Trump estima además que esas dos administraciones no servían así los intereses del pueblo estadounidense sino los intereses de una clase financiera internacional. Al hacerlo destruyeron Siria, y también destruyeron la economía estadounidense. Por consiguiente, quien tiene que pagar no es Washington sino esa gente y las transnacionales directamente implicadas en la guerra.

Ejemplo de ello es el fondo estadounidense de inversiones KKR –perteneciente a Henry Kravis y rival del Carlyle Group. KKR, cuyo valor bursátil se eleva a 150 mil millones de dólares, cuenta entre sus empleados al general David Petraeus –ex director de la CIA profundamente implicado en la guerra contra Siria– quien participó en el envío de fondos y armamento a Al Qaeda y DAESH (ISIS).

Otro ejemplo es la firma automovilística japonesa Toyota (valor bursátil, 170 mil millones de dólares), que proporcionó los vehículos nuevos de DAESH.

También lo es el fabricante estadounidense de maquinaria para la construcción Caterpillar (valor bursátil, 76 mil millones de dólares), que vendió a los yihadistas las máquinas necesarias para la construcción de sus célebres redes de túneles.

Y para qué hablar del líder mundial franco-suizo del cemento Lafarge-Holcim (valor bursátil 40 mil millones de dólares), que produjo 6 millones de toneladas de cemento utilizadas en la construcción de los búnkeres de los yihadistas, etc.

Esas transnacionales participaron activamente en la aplicación del plan concebido por el almirante estadounidense Arthur Cebrowski para destruir los Estados y sociedades en los países del Medio Oriente ampliado (o Gran Medio Oriente). Y lo hicieron porque estaban probablemente convencidas de que así obtendrían, bajo la protección de los ejércitos occidentales, acceso a los recursos naturales de esa región.

Por otra parte, obligar a esas transnacionales a pagar no excluye las indemnizaciones que también tendrían que aportar ciertos Estados, como Arabia Saudita, Kuwait, Qatar y Turquía, que también financiaron a los yihadistas o permitieron que algunos de sus ciudadanos lo hicieran públicamente.

Si la República Árabe Siria logra reunir las pruebas que demuestran el papel de esas transnacionales en la agresión externa, estará en todo su derecho de reclamar que sean confiscadas ante los tribunales de los países donde tienen sus sedes. Y si utiliza los argumentos del presidente Trump, debería incluso contar con respaldo de su administración.

Aún sin lograr hacer pagar a los Estados, es por tanto posible cubrir los 388 mil millones de dólares que menciona el estimado de la ESCWA.

Todos los conflictos que dieron lugar al pago de reparaciones de guerra incluyeron la confiscación de empresas nacionales implicadas. La novedad sería seguir ahora la lógica de la globalización económica y confiscar transnacionales.

 

 

Thierry Meyssan (*): Intelectual francés, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Sus análisis sobre política exterior se publican en la prensa árabe, latinoamericana y rusa.

Nota / Foto en galería: Henry Kravis en el Foro de Davos. Estrechamente vinculado al senador John McCain, este hombre de negocios estadounidense es el fundador del fondo de inversiones KKR y miembro del Council of Foreign Relations (CFR) y del Grupo de Bilderberg –su esposa es administradora de este último. Kravis tiene como empleado en KKR al general David Petraeus (ex director de la CIA), con quien organizó el envío de fondos y armamento a DAESH. Es amigo personal del presidente francés Emmanuel Macron y participó en el financiamiento de su campaña electoral.

Noticias relacionadas

  • Poeta y guerrero: La vida de Abdul Rahim Mahmud, el “Mártir”
    Poeta y guerrero: La vida de Abdul Rahim Mahmud, el “Mártir”
  • Foto: Sputnik / Mikhail Voskresenskiy.
    De Palmira a Al-Tanf
  • Falsa bandera fallida
    Falsa bandera fallida
  • No bastan las elecciones para que haya democracia
    No bastan las elecciones para que haya democracia
Ver más
Seguinos en

Editorial

¿Por qué la destrucción de Siria?... Trump el incendiario

El histórico e incondicional apoyo al régimen sionista por parte de la administración de Washington, no reconoce límites y en la era Trump busca batir un nuevo récord.

Ver más
Fachada