últimas noticias
Tribuna y debate
jueves, 22 de octubre de 2020

¿Dónde están las fronteras del Estado de Israel? ¿Por qué se niegan a demarcarlo?

Por Majdi Khaldi / Traducido por Redacción Diario Sirio Libanés

Si Israel no es detenido y obligado a concluir un acuerdo de paz con el Estado de Palestina sobre la base de las fronteras de 1967, sus ambiciones expansionistas se extenderán bajo el sueño del "Gran Israel".

Fuente: WAFA

Cuando le pregunte a cualquier funcionario del gobierno israelí o diplomático sobre las fronteras y el mapa del Estado de Israel, seguramente no obtendrá una respuesta clara. Los sucesivos gobiernos israelíes, respaldados por el movimiento sionista en todo el mundo, tienen la ambición de hacerse con el control de la mayor parte del territorio palestino ocupado, superando con creces las líneas del armisticio de 1949.

Israel está llevando a cabo esta empresa al confiscar estratégicamente áreas clasificadas como “C” que ascienden al 60% de Cisjordania, además de su control total sobre el este de la ciudad de Jerusalén, que ha estado ocupado desde 1967, y manteniendo la Franja de Gaza separada de las lejanas ciudades y pueblos palestinos en Cisjordania.

El anuncio por parte del gobierno israelí, el día de la ratificación por el Knesset israelí de los acuerdos de normalización con los países árabes, del plan para construir 5000 nuevas unidades de asentamiento, y las declaraciones de su primer ministro y los miembros de su Gabinete de que la fórmula de ‘tierra por paz’ ha caído, y que no se establecerá un Estado palestino independiente junto al Estado de Israel, y que Jerusalén unificada, con todas sus santidades permanecerá totalmente unida bajo la soberanía israelí; es la mejor prueba de la determinación del estado de ocupación de seguir adelante con sus planes coloniales, ya que ya no teme a nadie y actúa como una autoridad por encima del derecho internacional, porque simplemente no teme las consecuencias, sino que obtiene recompensas al “abrirle las puertas” en algunos países del mundo, y algunos países árabes le responden estableciendo relaciones de normalización con pretextos, ninguno de los cuales es convincente.

La continuación de los planes de asentamiento y anexión por parte de Israel socavará inevitablemente la solución de dos estados según las fronteras de 1967, y conducirá a la realidad de un solo estado bajo un régimen de apartheid, que no traerá seguridad, paz y estabilidad al Medio Oriente ni al mundo.

El pretexto de Israel, -que tiene un arsenal nuclear, aviones F-35 y otros tipos modernos de armas- de que no se retirará de las áreas palestinas en el Valle del Jordán y el Mar Muerto, que es aproximadamente una cuarta parte del área total de Cisjordania, bajo el falso pretexto de la seguridad, tiene como objetivo mantener su ocupación y continuar con su programa de asentamientos y planes de anexión que no ha abandonado.

Si Israel no es detenido y obligado a concluir un acuerdo de paz con el Estado de Palestina sobre la base de las fronteras de 1967 de acuerdo con la solución de dos estados y las decisiones de legitimidad internacional, entonces sus ambiciones expansionistas a expensas de los derechos de los palestinos, el pueblo y la tierra palestina ocupada, no se detendrán sino que se extenderán hasta el punto de ampliar su influencia y control a sus estados vecinos bajo el sueño de un "Gran Israel".

Pero la pregunta más importante sigue siendo: ¿Qué se puede hacer para obligar a Israel a respetar la legitimidad internacional y el derecho internacional para resolver el conflicto palestino-israelí, en un momento en el que el presidente palestino Mahmoud Abbas está mostrando la voluntad de los palestinos de entablar negociaciones serias sobre la base de la legitimidad internacional, y ha invitado al Secretario General de la ONU a organizar una conferencia internacional de paz a principios del próximo año?

La respuesta a lo que se puede hacer consta de varios puntos:

Primero, todos los estados tienen que afirmar que la solución de dos estados se basa en las fronteras de 1967 de acuerdo con la legitimidad internacional y el derecho internacional, y que Israel debe retirarse de todas las tierras palestinas ocupadas, incluida Jerusalén Oriental y no aceptar asentamientos y planes de anexión, y afirmar que esta es la única forma de resolver el conflicto palestino-israelí.

En segundo lugar, los países del mundo deben abstenerse de celebrar cualquier acuerdo que involucre cualquier parte del territorio palestino ocupado desde 1967 y se debe agregar una cláusula especial para confirmar esto en cualquier acuerdo.

Vincular el desarrollo de las relaciones con Israel en la medida de su compromiso con el derecho internacional, y establecer que violarlo tendrá consecuencias o una reducción en el nivel de las relaciones.

Por una cuestión de justicia y preservando la solución de dos estados, los estados que reconocen a Israel y aún no han reconocido al Estado de Palestina, deberían reconocer al Estado palestino sobre la base de las fronteras de 1967, con Jerusalén Este como su capital, a fin de preservar lo que queda de una pequeña posibilidad existente de alcanzar la paz justa y amplia basada en la legitimidad internacional y el derecho internacional, de una manera que garantice la seguridad, la estabilidad y la paz para los pueblos palestino e israelí, la región y el mundo entero.

Finalmente, para borrar el estigma de la Declaración de Sykes-Picot y Balfour y poner fin a la emigración judía a Palestina y la expulsión de los palestinos de su tierra natal, los países que han sido directa o indirectamente responsables de ese estigma deben ayudar voluntariamente al pueblo palestino a obtener su derecho a la autodeterminación. Estos países también deben reconocer el Estado de Palestina en las fronteras anteriores a junio de 1967 y encontrar una solución justa al problema de los refugiados palestinos que existe desde hace más de 72 años, de conformidad con la legitimidad internacional.

La causa palestina es una causa justa y, por esta razón, ha ganado apoyo internacional desde sus inicios. Se han emitido varias resoluciones de la ONU a su favor en espera de implementación. Necesitamos aprovechar las voces valientes que han apoyado la justicia, la libertad y la paz y han denunciado las prácticas israelíes, incluido el plan de anexión israelí. Esas voces han pedido inequívocamente a Israel que respete la legitimidad internacional como base para resolver el conflicto.

Las voces incluyen la de la UE que pide la solución de dos estados y etiqueta los productos de los asentamientos israelíes. También está la voz del valiente gobierno indonesio que basó sus relaciones con Australia en la decisión de esta última de trasladar su embajada a la Jerusalén ocupada.

Además, tenemos la declaración de Su Majestad el Rey Abdullah II de Jordania pidiendo el establecimiento de relaciones con Israel basadas en el nivel de compromiso de Israel con la realización de la paz. Además, está el artículo del primer ministro británico Boris Johnson en el que pide a Israel que se abstenga del proceso de anexión porque contradice la legitimidad internacional. Además, existe la decisión del Custodio de las Dos Sagradas Mezquitas, el Rey Salman, de nombrar la cumbre de Dhahran como la “Cumbre de Jerusalén”, y el presidente argelino Abdel Majid Taboun tiene una postura firme que rechaza todas las formas de normalización con Israel y reafirma su apoyo al pueblo palestino.

Por último, la UE, la Liga Árabe, la Organización de Cooperación Islámica, la Unión Africana, el Movimiento de Países No Alineados, China, Rusia, Japón, India, Egipto, Sudáfrica y otros países importantes han apoyado y pedido la implementación de las resoluciones de la ONU a fin de acelerar la realización de la paz y otorgar al pueblo palestino su derecho a la libertad, la independencia y la libre determinación.

En el mismo contexto, nos gustaría advertir a los países, personalidades eminentes, estudiantes y empresarios que sean invitados a participar en conferencias u oficinas abiertas en la ciudad de Jerusalén, para que sean conscientes y eviten convertirse en socios de las fuerzas de ocupación israelíes en sus planes de anexión y prácticas ilegales. En este marco, es posible basarse en muchos modelos positivos que defienden firmemente la justicia, la verdad y la libertad.

Actualmente, el mundo entero está unificado en su lucha contra el calentamiento global. Se han emitido decisiones y advertencias internacionales para limitar las emisiones de calor y movilizar esfuerzos para medir el desempeño internacional con el fin de preservar nuestro planeta. El mismo tipo de medición se puede llevar a cabo con respecto a la implementación del derecho internacional y con respecto a la justa causa palestina que ha sido víctima de una histórica injusticia, distorsión y falsificación de la narrativa objetiva de los hechos.

En consecuencia, si no se toman medidas serias y no se movilizan energías para evitar que la ocupación continúe su incursión sobre el pueblo palestino y su violación del derecho internacional, podríamos llegar a una catástrofe cuyos resultados pueden ser devastadores.

Por lo tanto, debemos recuperar el tiempo perdido. A menos que tomemos medidas colectivas para detener a Israel, exigir el fin de su ocupación y trazar sus fronteras con el Estado de Palestina, habrá consecuencias desastrosas en el escenario internacional y no solo en el Oriente Medio.

Hay 13 millones de palestinos en todo el mundo de los cuales 5 millones sufren bajo el fuego de las fuerzas militares israelíes, mientras que el resto son refugiados o viven en la diáspora, soñando con el momento en que sus vuelos los aterrizarían en el aeropuerto de su país. Sus corazones laten con esperanza por la paz y la libertad como todas las demás naciones del mundo.

 

Majdi Khaldi es Asesor Diplomático Senior del presidente palestino.

Noticias relacionadas

  • Ramas de olivo y bombas nucleares en Israel
    Ramas de olivo y bombas nucleares en Israel
  • Izq.: Walid Yumblatt, líder del Partido Socialista Progresista (PSP)  |  Der.: Samir Geagea, líder del partido Fuerzas Libanesas (FL)
    ¿Quién busca una nueva guerra civil en Líbano?
  • ¿Cuáles son las dimensiones de lo que sucede en el Líbano?
    ¿Cuáles son las dimensiones de lo que sucede en el Líbano?
  • Un acuerdo de paz como ningún otro
    Un acuerdo de paz como ningún otro
Ver más
Seguinos en

Editorial

El desafío del fénix

Un llamado a la reflexión de mis hermanos siriolibaneses, en medio del dolor por la tragedia de Beirut y en momentos en que confluyen y se entremezclan todos los sentimientos.

Ver más
Fachada