últimas noticias
Literatura
lunes, 29 de julio de 2019

Reseña: “Muriendo por olvidar”

Por Jim Miles / Traducido por Redacción Diario Sirio Libanés

Reseña de la obra “Muriendo por olvidar: Petróleo, poder, Palestina y los fundamentos de la política de EEUU en el Medio Oriente”, de Irene Gendzier.

Palestine Chronicle

Muchos libros discuten la transición del interés de los Estados Unidos en Palestina / Israel, principalmente a través del lente del sionismo cristiano de Truman, ya sea como parte de la historia política que involucra a Truman o una historia más generalizada de la geopolítica de los Estados Unidos en la era de la posguerra.

El trabajo reciente de Irene Genzier, “Muriendo por olvidar: petróleo, poder, Palestina y los fundamentos de la política de los Estados Unidos en el Medio Oriente” (Columbia University Press, Nueva York, 2015), presenta un relato mucho más centrado, bien investigado y más detallado del corto período de tiempo de 1945 a 1949.

Si bien se incluye el papel de Truman, la perspectiva principal del libro es sobre otros actores, principalmente involucrados dentro del gobierno en diferentes niveles.

Lo que se revela es un gobierno en desacuerdo consigo mismo, con diferentes partidos que presentan diferentes ideas sobre cómo abordar la situación, con la declaración israelí de su independencia (el Gobierno Provisional de Israel, IPG) que crea un escenario nuevo pero no totalmente inesperado.

Varios temas se extienden a partir de esta historia detallada y bien documentada.

Petróleo y comunismo

De importancia primordial son las transiciones hechas en general de la política de EEUU. Originalmente, la idea general era decir no a la partición. Dos factores influyeron en esta perspectiva: el petróleo y el comunismo. Los Estados Unidos temían que al apoyar la partición, en esencia al apoyar a Israel, se crearía una reacción de sus socios árabes productores de petróleo.

En su temor al comunismo, EEUU vio la posibilidad de perder por ambos lados: que los países árabes recurrieran a la Unión Soviética si aceptara la partición; y si no lo hiciera, entonces Israel fortalecería sus lazos con la Unión Soviética (en reconocimiento de la posible inmigración judía de la URSS).

Con el plan de partición de la ONU anunciado, los EEUU transitaron a una posición de crear una tregua (ya que los combates ya se estaban produciendo entre palestinos y judíos) acompañados de una tutela de la ONU con EEUU y Gran Bretaña como los principales patrocinadores. En este momento, los Estados Unidos también reconocieron que las fuerzas judías, Haganah, Irgun y la pandilla Stern, estaban preparadas y tenían la intención de usar la fuerza para establecer su nuevo estado.

Bajo estas circunstancias [Partición / administración fiduciaria], “una nueva amenaza de intentos judíos por parte de la violencia para establecer un estado de facto en Palestina” reemplazaría la amenaza anterior de agresión árabe... también se estaba poniendo de manifiesto que la estructura del futuro estado judío estaba prácticamente en funcionamiento... La Agencia Judía continuaría con su intención de "seguir adelante con el estado separado judío por la fuerza de las armas".

La declaración de independencia israelí (14 de mayo de 1948) dio cuenta de la realidad tanto de la amenaza de violencia como del establecimiento de un estado provisional. En este punto, las dos preocupaciones sobre el petróleo y el comunismo se convirtieron en preeminencia. La Agencia Nacional de Seguridad (NSA), el Pentágono, el Estado Mayor Conjunto, abogaron por una alineación a favor de Israel, en parte porque los estados árabes eran vistos como débiles y deseosos del apoyo económico de los Estados Unidos a través de las ventas de petróleo.

El ejército estadounidense reconoció el valor de Israel en términos de petróleo, defensa y exclusión de la URSS del Medio Oriente..."Sería deseable que su orientación [de Israel] hacia los Estados Unidos sea fomentada y que su capacidad militar sea tal que lo hiciese útil como aliado en caso de guerra con nuestro probable enemigo ".

La narrativa de Israel - Mitos fundacionales

A lo largo del trabajo se exponen dos mitos israelíes, el de la supuesta ventaja de las fuerzas árabes sobre las fuerzas judías débiles, y de los refugiados que “huían” bajo órdenes del comando árabe.

Existen numerosas citas de la conciencia de los Estados Unidos de que las fuerzas judías eran superiores tanto en número como en equipamiento. El historiador israelí Avi Shlaim dice: “en cada etapa de la guerra, las FDI superaron significativamente a todas las fuerzas árabes dispuestas en su contra, y en la etapa final de la guerra su ración de superioridad era de casi dos a uno”.

“El empleado del Departamento de Estado estadounidense, Robert McClintock, dijo que a la luz de la superioridad militar judía que ahora se obtiene en Palestina, la Agencia Judía preferirá... confiar en su fuerza armada para defender al estado del contraataque árabe".

El segundo mito fundacional de los árabes que huyen también es completamente refutado. Incluso desde los inicios del sionismo, Theodor Herzl y Ze'ev Jabotinsky reconocieron la amenaza demográfica de la población palestina para el futuro estado judío. David Ben Gurion, en 1930, indicó que “pocos árabes, si es que alguno, se desarraigarían voluntariamente; la disposición obligatoria tendría que ponerse en práctica”.

Esa “disposición obligatoria” comenzó antes de la declaración de independencia y continuó mucho después. Después del plan de partición, Ben Gurion abogó por “la destrucción del lugar o la expulsión de los residentes junto con la incautación del lugar”.

El Plan Dalet comenzó antes de la actual ‘guerra’. Fue “construido sobre los cimientos de la política de transferencia y el rechazo de la repatriación”. Deir Yessin es el incidente más citado de una masacre a cargo de las agrupaciones judías, y según lo informado por Jacques de Reynier de la Cruz Roja Internacional, “había 400 personas en la aldea, unos cincuenta de ellos había escapado y todavía estaba viva. Todo el resto había sido masacrado deliberadamente a sangre fría”. Deir Yassin “se convirtió en el factor más importante para el éxodo de 1948”.

Pero no fue el único, el historiador israelí Benny Morris reconoció que “la liquidación de las aldeas árabes involucró hasta 100 masacres solo en 1948-49”. La limpieza étnica fue primordial en la guerra. Otro historiador israelí, Amnon Kapeliuk, basándose en fuentes israelíes, dice: “Las dos razones principales del éxodo palestino de 1948 fueron la expulsión por parte del ejército israelí y el temor a la masacre”.

Los funcionarios israelíes también reconocieron la necesidad de una limpieza étnica. Yigal Allon, el oficial de Palmach a cargo de Galilea Oriental, indicó que “consideramos que es imperativo limpiar [de árabes] el interior de Galilea y crear la continuidad territorial judía en toda la Alta Galilea”.

Los soldados israelíes, bajo las órdenes de Yitzhak Rabin, fueron un elemento de la limpieza étnica parcial que permitió a Israel deshacerse de la mayoría de sus habitantes árabes “en Lydda y Ramle, con entre 50 y 60 mil expulsados de sus hogares... obligados a caminar hacia el este... cambiando sus posesiones en el camino”.

Al final, más de 400 aldeas fueron destruidas, borradas del paisaje, mientras que un estimado de entre 700 a más de 900 mil palestinos se convirtieron en refugiados.

Profecía

La crisis de refugiados combinada con las preocupaciones sobre el control del petróleo árabe no fue un caballo oscuro que surgió después de que se resolvió la tregua final. Los funcionarios estadounidenses reconocieron que el problema de los refugiados, la “cancerosa situación de Palestina” eran “una amenaza para la seguridad de los Estados Unidos y la paz mundial”.

Los refugiados se convirtieron en una de las principales preocupaciones de los funcionarios estadounidenses, quienes temían que la presión de cuidar a un número tan grande de refugiados llevaría a la desestabilización y radicalización de Medio Oriente.

Los Estados Unidos también reconocieron que "si ello ocurriera [la expansión judía más allá de las líneas de partición], llevaría a la creación de miles de refugiados palestinos y de un Estado judío dependiente del apoyo financiero, político y militar de los Estados Unidos". La CIA en 1947 indicó que "los sionistas continuarán librando una fuerte campaña de propaganda en EEUU... y, en consecuencia, el gobierno de EEUU puede verse obligado a emprender acciones que complicarán y enturbiarán aún más las relaciones con todo el mundo árabe”.

No es una verdadera profecía, pero obviamente hubo cierta visión y reflexión acerca de cómo podría desarrollarse el futuro, y cómo de hecho se desarrolló y continúa desarrollándose. El temor al comunismo dio paso al temor al terrorismo, y el control del petróleo se fortaleció para convertirse en control del petrodólar y, como es evidente actualmente, un temor renovado a una “agresión rusa / iraní / china que requiere ser contenida”.

“Muriendo por olvidar” es un examen bien escrito y bien referenciado de los cambios en la política de EEUU durante el breve período justo antes y después de la declaración de independencia israelí. En el camino, destruye dos mitos fundacionales del estado israelí y destaca la indecisión y tergiversación por parte de los Estados Unidos con respecto a sus posiciones sobre la influencia soviética y el papel de sus concesiones petroleras en la región.

Si bien este libro es una lectura de investigación intensa, es accesible como un lugar sólido para comenzar si uno está interesado en el área general de la geopolítica de Medio Oriente. Si bien es útil contar con un resumen básico de los hechos históricos relacionados con la Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias en el Medio Oriente, está claramente escrito como una introducción a los problemas actuales centrados en los intereses israelíes y la situación cancerosa que existe actualmente en la región. Es una revisión poderosa y bien escrita de un período crítico de la historia palestina.

 

 

Nota: Jim Miles es un educador canadiense y columnista habitual de artículos de opinión y reseñas de libros para Palestine Chronicle desde un enfoque que proviene de una perspectiva ambiental, abarcando la militarización y la subyugación económica global por parte del gobierno corporativo y el gobierno estadounidense.

Noticias relacionadas

  • Trilogía de obras de Edward Said (III)
    Trilogía de obras de Edward Said (III)
  • Trilogía de obras de Edward Said (II)
    Trilogía de obras de Edward Said (II)
  • Trilogía de obras de Edward Said (I)
    Trilogía de obras de Edward Said (I)
  • Presentación libro “Argentina y el Mundo Árabe”
    Presentación libro “Argentina y el Mundo Árabe”
Ver más
Seguinos en

Editorial

El desafío del fénix

Un llamado a la reflexión de mis hermanos siriolibaneses, en medio del dolor por la tragedia de Beirut y en momentos en que confluyen y se entremezclan todos los sentimientos.

Ver más
Fachada