últimas noticias
Tribuna y debate
miércoles, 08 de septiembre de 2021

Romper el bloqueo y sus repercusiones

Por Maan Bashour

Washington y sus herramientas no dejaron de utilizar todos los métodos para cortar la línea de vida de El Líbano, con la interrupción del paso hacia Siria y sus profundidades árabes y orientales, lo que llevó a la imposición de un asedio a ambos países a través de la injusta y desastrosa "Ley César".

Cortar la carretera entre Damasco y Beirut siempre ha sido un objetivo sionista, especialmente durante la guerra de 1982 en El Líbano, cuando esa guerra fue testigo de  unas batallas feroces entre los invasores sionistas y el Ejército Árabe Sirio; batallas que fueron llevadas a cabo en las regiones de Sofar , Ain Dara, la Montaña , el sultán Yaqoub , y Bayader Al-Ads en la Bekaa, con el fin de cortar la comunicación entre las dos capitales gemelas, y lo mismo se repitió en la guerra de 2006, cuando el puesto fronterizo de Masnaah y el enorme puente Mudayrej en la carretera entre Beirut y Damasco fueron blanco de bombardeos y destrucción por parte de la ocupación.

Antes y después de estas guerras, Washington y sus herramientas no dejaron de utilizar todos los métodos para cortar la línea de vida del Líbano, a través de cortar el paso hacia Siria y sus profundidades árabes y orientales, lo que llevó a la imposición de un asedio a ambos países a través de la injusta y desastrosa "Ley César".

Es cierto que todavía hay entre los libaneses, ciudadanos y funcionarios, oficiales y población, quienes visitan Damasco y toda Siria a pesar de la guerra y el asedio, pero la reciente visita de la delegación ministerial libanesa a Damasco, por un lado, y recibir el buque petrolero iraní en el puerto sirio de Banias, que se une con varios enlaces con las ciudades de la costa libanesa, son indicios del comienzo del quiebre al asedio a que son sometidos Líbano y Siria, y representa unos de los mayores desafíos que enfrentará la región durante años.

La vida ha demostrado que una de las formas más efectivas para el bien de los dos países hermanos y para enfrentar los planes y conspiraciones en su contra, es romper el bloqueo impuesto a ambos, y que el camino más prominente del Líbano hacia el bienestar político, económico y social pasa por Damasco y de allí al Interior árabe y oriental.

La pregunta es ¿Logrará la visita oficial libanesa sus objetivos? ¿Algunas personas irán más allá de sus cálculos y problemas con Siria y se darán cuenta de que sacar a los libaneses de su sufrimiento requiere una franqueza fraternal sincera con todos los que estén dispuestos a ayudar al Líbano? Y en primer lugar Siria, el país del arabismo, que lo une con el Líbano un tratado de hermandad, cooperación y coordinación que ha sido ignorado durante años por quienes llenan el mundo gritando la necesidad de que Líbano respete sus obligaciones internacionales.

Por cierto, este tratado, que fue aprobado por el Parlamento libanés, es uno de los artículos más destacados del propio Acuerdo de Taif, que afirma las relaciones especiales entre Siria y Líbano, un acuerdo el cual los libaneses se adhieren a pesar de todo.

 

 

Nota: Maan Bashour es político, analista y coordinador de los Comités y Ligas Populares de El Líbano.

Noticias relacionadas

  • Ilustración: Al Mayadeen
    Washington: es hora de poner fin a la estabilidad en el ámbito de la seguridad en el Líbano
  • La guerra del agua de Turquía contra Siria
    La guerra del agua de Turquía contra Siria
  • Pablo Sapag: Panorama geopolítico sobre Afganistán
    Pablo Sapag: Panorama geopolítico sobre Afganistán
  • Resonancias del inevitable descalabro occidental en Afganistán
    Resonancias del inevitable descalabro occidental en Afganistán
Ver más
Seguinos en

Editorial

Cuando la opresión es mundial y también mediática

Como si el apartheid y su cotidiana opresión no fueran suficientes, también debemos ser testigos de una grosera campaña de desinformación por parte de los agentes mediáticos locales e internacionales que exhiben una evidente visión parcializada y se rasgan las vestiduras por defender el relato de la potencia ocupante de Palestina.

Ver más
Fachada